Allegra, la heredera Versace

Allegra sólo tenía once años cuando heredó el imperio de su tío, el genial diseñador Gianni Versace. En su testamento, Versace dispuso que la hija mayor de su hermana Donatella recibiera la mayor parte de su fortuna, el 45 por ciento, y así la pequeña Allegra pasó a convertirse en el centro de atención sin ni siquiera darse cuenta.

Hasta entonces, su presencia en los desfiles de Versace junto a su hermano, Daniel, su padre, el ex modelo Paul Beck y su madre, Donatella, pasaba inadvertida. Su vida transcurría prácticamente como la de cualquier otra niña de su edad con la diferencia de que compartía sus juegos con Naomi Campbell, las componentes del conjunto musical Spice Girls y Lourdes María, la hija de Madonna. Sin embargo, en el funeral por su adorado tío, su imagen vestida totalmente de negro, apoyándose en su madre y con una mantilla cubriendo su cabeza la sacó del anonimato.

Entre Milán y Nueva York
Al igual que su hermano, acude al colegio inglés de Milán y vive en Villa Fontanelle, la magnífica residencia construida en 1776 y decorada en estilo neoclásico que su familia posee frente al lago Como, rodeada de valles y montañas. En su habitación, decorada al más puro estilo Versace, hay un lugar destacado para sus ídolos, las Spice Girls. Cojines y fotografías con las imágenes del grupo británico comparten espacio con valiosas telas y muebles históricos. Pero Allegra también pasa largas temporadas en los apartamentos que sus padres poseen en el centro de Milán y en Nueva York.

En vacaciones, navega con sus padres por la Costa Azul con largas paradas en la exclusivas localidades de Saint Tropez y Antibes.

Más sobre: