Cela deja sus bienes a Marina Castaño y concede a su hijo un cuadro de Miró

Ayer se hacía público el testamento del escritor Camilo José Cela, fallecido el pasado 17 de enero en Madrid. El autor ha dejado toda su herencia a su viuda, Marina Castaño. Aunque reconoce los "derechos legitimarios" de su único hijo, Camilo José Cela Conde, el Nobel considera que éste ya se puede considerar "completamente pagado" con un cuadro de Miró que le donó hace años.

El testamento de Cela data de 1991, año en que contrajo matrimonio con Marina Castaño. A ésta ha dejado todos sus bienes. La periodista ya tiene en propiedad su casa de Puerta de Hierro y es, además, administradora única de cuatro empresas de gestión patrimonial creadas por el propio Cela para la administración de sus derechos de autor y de propiedades inmobiliarias.

Polémica por ’El Miró rasgado’
Camilo José Cela y su primera mujer, Rosario Conde, donaron a su hijo un lienzo de Joan Miró, valorado en unos 903.000 euros, cuando se divorciaron en 1990 . Años más tarde, en 1994, el Nobel de literatura quiso recuperar el cuadro al sentirse ofendido por unas críticas que había realizado públicamente su hijo contra él, y planteó una demanda civil en la que exigía la devolución de la pintura, demanda que no logró ganar.

La particularidad de la obra, conocida como "El Miró rasgado", radica en su historia. Se trata de un óleo que Cela había adquirido creyendo que era un Miró auténtico, pero que luego descubrió no pertenecía al autor. Miró, gran amigo de Cela, rasgó el cuadro en cuatro partes y posteriormente pintó sobre el lienzo cosido. En el dorso, añadió la siguiente dedicatoria: "En recuerdo de una falsa tela apuñalada que dio nacimiento a una obra auténtica. A C.J. Cela, su amigo Miró."

"El Miró rasgado", que originó la ruptura de relaciones entre padre e hijo, es el único recuerdo que el autor gallego ha querido dejar como herencia a su hijo.

Más sobre

Regístrate para comentar