La revista Time elegía en 1975 a Carmen Ordóñez como la mujer más guapa de Europa, un honor que antes habían merecido la princesa Carolina de Mónaco y la modelo Margot Hemingway, nieta del escritor Ernest Hemingway.

Carmen tenía entonces veinte años recién cumplidos y recibía con humildad su título. "El físico, -decía desde su casa de Ronda- sirve como tarjeta de visita; luego, después, nada". Además, destacaba la importancia del maquillaje: "La belleza de la mujer se realza con la pintura y el maquillaje. Por ejemplo, en verano casi no hay necesidad de pintarse, ya que una está morena y eso ayuda mucho en la mujer. En invierno, sí, porque una está más blanca y, naturalmente hay que pintarse", concluía.

Carmen Ordóñez, con la belleza que aun hoy mantiene, aseguraba que nunca le había quitado el sueño su atractivo: "No me preocupa porque es una cosa que me ha dado Dios. Me preocupa más mi forma de ser, mi personalidad".

Carmina, como le llaman sus amigos, es hoy madre de tres hijos, Francisco y Cayetano Rivera, y Julián Contreras. Tiene, asimismo, una nieta, Cayetana Rivera Martínez de Irujo, y su atractivo le ha merecido el apodo de la abuela más guapa de España.

Más sobre

Regístrate para comentar