Una romántica playa de Australia fue el escenario escogido por Boris Becker para presentar a su novia, Bárbara Feltus. Era 1992, sólo unos meses después de que la pareja se conociera, en diciembre de 1991, en un restaurante de Munich y Bárbara había abandonado su prometedora carrera de actriz para seguir al tenista en sus competiciones internacionales.

La nueva pareja había sorprendido por el color de piel de ella ya que, hasta entonces, Boris Becker había mostrado su preferencia por las jóvenes rubias y de ojos claros. En 1993, la Boris y Bárbara contrajeron matrimonio aunque para ello el más joven campeón de un torneo de Wimbledon -con 17 años, obtuvo el preciado triunfo- tuviera que enfrentarse a los prejuicios raciales de algunos de sus compatriotas.

Bárbara y Boris aparecieron como una familia modélica durante siete años pero en el año 2001, una modelo rusa, Ángela Ermakova, aseguró que Boris era el padre de su hija Anna.

El matrimonio entre Bárbara y Boris se rompió y a pesar de que los dos mantienen actualmente una buena relación, en gran parte debido a sus dos hijos, Noah Gabriel y Elías Baltasar, el pasado año fue especialmente tormentoso para la familia del ex tenista. Tras el divorcio, Becker comenzó a ser visto frecuentemente acompañado de mujeres muy parecidas físicamente a su ex esposa aunque, desde entonces, no se le ha conocido ninguna relación estable.

Más sobre

Regístrate para comentar