Mar Saura: ‘Quiero que la vida me sorprenda’

Mírame hizo que el público la mirara. De esa forma, Mar Saura veía cumplido un sueño profesional fraguado muchos años atrás: trabajar en televisión. Ya han pasado dos años desde que, nerviosa, se presentase al casting de Antena 3 Televisión y saliese elegida. Nuevos contratos siguieron a ése. Nuevos retos profesionales se abrieron ante ella.

—Mar, ¿cómo te va la vida?
—Comencé en septiembre el programa El show de los récords, que, por cierto, ahora termina, y ha sido una experiencia muy positiva y muy buena con todos mis compañeros. Luego, también despedí el año con Antena 3 y, además, presenté yo sola el espacio que se ofreció a continuación de las campanadas. Así que, profesionalmente hablando, me ha ido muy bien.

—¿Y personalmente?
—Muy bien y muy feliz. Serena y contenta conmigo misma.

—Mírame te abrió las puertas...
—Sí. De todas formas, yo ya llevo varios años haciendo muchas cosas en televisión: desde un programa que se llamaba La ruleta de la fortuna hasta publicidad como modelo. Pero, gracias a Dios, me presenté a un casting para Mírame y fui la elegida para presentarlo. El programa duró dos años y, gracias a él, poco a poco comenzaron a relacionarme más como presentadora de televisión.

—¿Podemos decir entonces que la etapa de modelo ya se acabó para ti?
—De vez en cuando hago algo; por ejemplo, si un determinado diseñador me llama. Pero tienen que ser cosas muy puntuales.

La fuerza y el entusiasmo

—¿Qué queda de aquella chica que llegó de Barcelona a Madrid hace cinco años?
—Todo. La ilusión, la alegría y las ganas de aprender. Siempre hay nuevos retos, nuevas metas o te sumerges en diferentes proyectos. También queda la fuerza y el entusiasmo por seguir en esta profesión.

—¿Y qué has aprendido?
—A ser paciente. Cuando eres más joven o cuando estás empezando crees que vas a comerte el mundo, y luego resulta que no, que esto es un trabajo diario para el que tienes que prepararte muy bien porque hay gente muy bien preparada. Aunque creas saber todo, en el fondo siempre quedan cosas por aprender.

—¿Tu madre sigue tan cerca de ti como siempre?
—Sí. Vivo con mi madre, aunque también tengo una buenísima relación con mi padre.

—¿Qué te aporta tu madre?
—La experiencia de la vida que ella tiene. Hay un refrán que dice que "más sabe el diablo por viejo que por diablo". Mi madre me proporciona también tranquilidad y, como te decía, la experiencia que yo no tengo. Me ayuda muchísimo.

—¿Hacia dónde vas profesionalmente?
—Yo no me marco metas, porque me dejo sorprender por la vida. Quiero que la vida me sorprenda.

—¿Eres una mujer de decir "¡ojo conmigo!"?
—Lo que sí soy es una mujer decidida y arriesgada, porque siempre digo que de mujeres cobardes nunca se ha escrito nada en la vida. También soy muy luchadora.

—¿El éxito conlleva riesgo?
—Por supuesto que sí, pero, para mí, primero está el éxito en mi faceta personal que en la profesional. Necesito ser feliz personalmente para serlo profesionalmente.

—¿Muchos sueños por cumplir en tu trabajo?
—Muchos, y también crecer mucho como profesional. Soy consciente de ello y quiero aprender muchísimo, pero sin prisa. anillo haciendo juego

Más sobre: