Emotivo último adiós a Camilo José Cela en Iria Flavia

Camilo José Cela fue enterrado ayer por la tarde en su aldea natal, Iria Flavia, junto a sus antepasados y bajo un olivo, -el mismo que él propio escritor eligió- tal y como rezaba su último deseo antes de morir.

Los ciudadanos de Iria Flavia vivieron con especial emoción el último adiós al gran escritor gallego junto a las numerosas personalidades de la política y las letras que acompañaron a su viuda, 2002.01.17.marina, y su único hijo, Camilo Cela Conde, fruto de su primer matrimonio con Rosario Conde, quien no asistió el acto religioso.

Gaitas y flores despiden a Cela
El féretro fue custodiado desde la Fundación que se lleva su nombre, donde se había instalado la capilla ardiente, hasta la Colegiata de Santa María de Adina, donde se celebró el funeral, por la Real Banda de Gaitas de Orense, que tocaron a duelo en memoria del célebre escritor, y un grupo de niños, que portaba las numerosas coronas de flores que fueron llegando durante todo el día a Iria Flavia.

La misa previa al entierro fue concelebrada por el padre Xosé Isorna, en representación del Arzobispo de Santiago y por los párrocos de Padrón e Iria Flavia. Los religiosos tuvieron palabras de aliento para todos aquellos que lloraban la muerte de Cela, ‘esta gloria indiscutible de la literatura hispana y gallega’, y de elegio para el escritor, ‘vecino de todo el universo, porque su nombre y fama trascendían las fronteras de los cinco continentes’.

Después de Quevedo, Cela'
2002.01.17.marina, que mostró gran entereza durante el sepelio, estuvo acompañada de su hija en todo momento y señaló antes del entierro, que más que se recuerde a su esposo, quisiera ‘que se le conociera, porque fue un gran desconocido, y nadie sabe de su dimensión y su calidad humana’, además de referirse a su calidad como literato: ‘después de Quevedo, Cela’, señaló la viuda al inicio del entierro.

Más sobre: