La fama de Victoria Adams podría perjudicar la carrera de David Beckham

La simpatía, solidaridad y encanto del matrimonio Beckham hace que se conviertan en una de las parejas más admiradas de su país. David Beckham sabe combinar perfectamente sus facetas como esposo, padre, futbolista y su habitual aparición en las portadas de periódicos y revistas, pero esto último no parece ser del agrado de los clubes de fútbol. El director deportivo del equipo de fútbol alemán Bayern de Munich ha desaconsejado que se contrate a David Beckham, capitán del Manchester United, porque ficharlo conllevaría traer también a su esposa, Victoria Adams. La presencia de la cantante y su entorno "arruinaría la carrera del centrocampista y convertiría en un circo el equipo en el que jugara Beckham", manifestó el director del Bayern al periódico británico The Mirror.

A pesar de haber sido elegido el pasado año como el ‘Mejor Deportista Británico’, de momento, Beckham no sabe cual será su equipo la próxima temporada. El jugador británico se encuentra negociando su contrato con el Manchester. El conjunto inglés le ofrece un contrato de 7,2 millones de euros, casi 1.200 millones de pesetas, por temporada. Si lo rechaza, el Manchester lo vendería por 64 millones de euros, o lo que es lo mismo por 10.650 millones de pesetas. Hace unos meses, ya se conoció la noticia de que el Inter de Milán estaba interesado en él. Victoria Beckham en su autobiografía ‘Aprendiendo a volar’ también hace alusión al tema y dice: "No me importaría trasladarme a vivir a cualquier parte del mundo en beneficio de la carrera de mi esposo".

El ejecutivo del Bayern no duda en la calidad de Beckham en el campo. "Si ficháramos al jugador inglés, Munich se convertiría en una especie de Hollywood debido a la atracción que despierta la pareja y el ambiente de excesivo lujo y sofisticación que les rodea". A lo que añadió: "Desde el punto de vista futbolístico nos tentaría muchísimo pero al pensar en esta posibilidad, me doy cuenta de que implicaría tener a su esposa con nosotros. Creo que a lo medios de comunicación les encantaría, pero a nosotros no".

Más sobre: