Se retrasa el juicio al antiguo mayordomo de la princesa Diana

Diana de Gales no tuvo buena fortuna con el servicio. Y es que dos de sus mayordomos más dignos de confianza comparecieron ayer ante la corte de Old Bailey, un tribunal penal londinense, acusados de robar a la Princesa. Paul Burrell, antiguo hombre de confianza de Diana y al que ella misma se refirió como ‘mi pilar’, irá a juicio dentro de diez meses acusado de sustraer supuestamente más de 300 objetos pertenecientes a Lady Di, cuatro, al príncipe Carlos de Inglaterra, y 22, al príncipe Guillermo. Todos ellos valorados en más de 6 millones de euros, nada menos que mil millones de pesetas.

El juicio ha sido pospuesto para impedir que el inoportuno y amargo pleito coincida con el Jubileo de oro de la soberana británica. Se ha preparado para conmemorar el 50 aniversario de reinado de Isabel de Inglaterra, un tour alrededor de todo el país, que se extenderá desde el próximo mes de mayo hasta agosto, y cuyas celebraciones tendrán su apogeo en junio. Hasta diez meses más -la vista se ha fijado finalmente para el próximo mes de octubre-, deberá esperar Burrell, que trabajó al servicio de la Familia Real inglesa durante 21 años, para comparecer y defenderse de los cargos que se le imputan.

Acusaciones que, desde un principio, el antiguo empleado ha negado firmemente: "¿Cómo la gente puede pensar que yo traicioné toda una vida de fidelidad y servicio? Yo adoraba a Diana. Tenía con ella una relación muy especial y nunca abusaría de la confianza que ella puso en mí". Además, Paul Burrell, que ha estado en libertad bajo fianza desde que fue arrestado como sospechoso de robo a principios del pasado año, mantiene que recibió aquellos objetos de mano de la propia Diana como agradecimiento a su buen trabajo.

Burrell, de 43 años, casado y padre de dos hijos, permaneció como mayordomo de Guillermo de Inglaterra y el príncipe Harry después de que los príncipes de Gales se divorciaran, en 1996.

Harold Brown, antiguo mayordomo real, también a juicio
Asimismo, Harold Brown, otro de los antiguos mayordomos que estuvo al servicio de Diana de Gales y de la princesa Margarita, asistió al mismo juicio acusado de robar algunos valiosos objetos de la princesa Diana, entre ellos, algunas de sus más preciadas joyas. El caso de Brown, que ha trabajado para la Casa real inglesa durante 30 años, ha sido fijado para el próximo 2 de diciembre.

Más sobre

Regístrate para comentar