Las felices fiestas de Jesulín de Ubrique con su novia, María José, y su hija, Andrea

Jesulín de Ubrique ha disfrutado estos días de la compañía de las que él llama las mujeres más importantes de su vida: su hija, la pequeña Andrea; su prometida, María José Campanario y su madre, Carmen Bazán. El diestro, rompiendo con la tradición familiar y aprovechando que Andrea estaba con su madre, Belén Esteban, pasó la Noche Buena en Castellón. Allí, estuvo con la familia de María José por lo que, este año, la Nochevieja en su finca Ambiciones ha sido la primera de las fiestas navideñas que ha disfrutado en compañía de su familia.

El encuentro ha permitido constatar el cariño que María José ya siente por Andrea. La niña, que cada vez que va a Ambiciones se convierte en el centro de atención de los Janeiro, ha encontrado en la novia de su padre a una perfecta compañera de juegos que además la mima y atiende. Los tres juntos dieron largos paseos por la finca y disfrutaron, también, de una agradable tarde de compras.

Durante la visita a un conocido centro comercial de Jerez, Jesulín de Ubrique dejó que María José eligiera las prendas que más le gustaban para Andrea mientras Carmen Janeiro y su novio, Carlos Hernández, les acompañaban.

Después de un año difícil, el diestro empieza 2002 con el ánimo de recuperarse lo antes posible del grave accidente de tráfico que sufrió el pasado mes de octubre para así volver a los ruedos y organizar una gran celebración con motivo de su boda con María José Campanario.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más