Rafa Camino era un torero con fama de conquistador hasta que conoció a Natalia Álvarez boda-camino el pasado fin de semana en la catedral de Oviedo. Los vimos juntos por primera vez hace dos veranos y, en este tiempo, han ido afianzando su historia de amor hasta que, el pasado mes de septiembre, se celebró 2001-09-24, pedida-rafa con sus respectivas familias como testigos y en la ciudad en la que, después, se casaron.

Empieza una nueva etapa de su vida con ilusión y alegría y, esperando, como él mismo decía, formar cuanto antes una familia. A sus 32 años, ha encontrado la felicidad y la estabilidad junto a Natalia, ya que cómo él mismo ha dicho: "Creo que, en el fondo, yo siempre estaba buscando a...Natalia".

Su decisión y valentía, le han valido torear en las mejores plazas. Ni siquiera la fuerte cogida que sufrió sólo dos años después de su alternativa, le quitó la pasión que siente por los toros, heredada, sin duda, de su padre, el genial diestro Paco Camino.

Miguel Báez, El Litri, fue su compañero inseparable en los primeros años de profesión. Juntos tomaron la alternativa en la plaza francesa de Nimes en 1987 y juntos, también, compartieron numerosos carteles. Su amistad ha permanecido inalterable en estos años y El Litri fue uno de los testigos de Rafa Camino el día de su boda.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más