Mar Flores no ha cansado de repetir en los dos años de relación con el empresario madrileño Javier Merino que él le ha aportado la estabilidad y felicidad que no había conseguido anteriormente. Con Javier ha encontrado su paz interior, ha aprendido a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y ha ganado en seguridad y confianza.

La popular presentadora retomó su relación con Javier Merino tras su ruptura con Cayetano Martínez de Irujo, un noviazgo marcado por la polémica y durante el que la presentadora llegó a pasar unos días ingresada en un hospital después de la publicación de unas polémicas fotografías suyas con Alessandro Lequio.

Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que, tras su separación matrimonial, la guapa modelo acudía con asiduidad a las fiestas celebradas en Madrid. Ahora, Mar disfruta de su felicidad en la intimidad, con su hijo Carlo, nacido de su matrimonio con Carlo Constanzia de Costiglione, y con Javier Merino, el hombre que ha conseguido que olvide su anterior enlace y se decida a casarse de nuevo. Una boda discreta, íntima, en el lujoso cortijo Torre de la Reina, en la localidad sevillana de Guillena, con la única presencia de sus familiares más directos y sus amigos más cercanos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más