EL AMOR Y LA DIFERENCIA DE EDAD

El cine romántico made in Hollywood nos enseñó que amor es no decir nunca lo siento... Ni siquiera por esas diferencias de edad que, en otra época, fueron tan mal vistas.

Hace décadas, el hecho de ser la mujer unos meses mayor que su pareja, parecía motivo de vergüenza y rubor. Sin embargo, desde que algunas estrellas del Hollywood más rutilante se decidieran a hacer público su amor con hombres más jóvenes, parece que, hoy más que nunca, el amor no tiene fronteras o, al menos, edad.

Ahí está Raquel Welch, El Cuerpo, quien saca la friolera de trece años a su marido. Pero no es la única... ni la que mantiene más diferencia de edad con su pareja. Juliet Mills es dieciocho años mayor que su esposo, Maxwell Caufield.Susan Sarandon, con ese atractivo imperecedero, tiene doce años más que Tim Robbins.

Madonna, después de muchos revoloteos, parece haber sentado cabeza junto a su reciente marido, Guy Ritchie, once años menor que la cantante.

Y en España, la muy querida cómica Florinda Chico le lleva veintidós años a su esposo, Santos Pumar.

El caso inverso, cuando él es mayor, e incluso mucho mayor, que ella no ha sido tan duramente criticado y señalado por la sociedad. Sin embargo, sí hay casos que sorprenden por las décadas de distancia, en cuanto edad. Sin ir más lejos, tenemos a Anthony Quinn. Con ochenta y cinco años está casado con Katty, de treinta y cuatro. Medio siglo de diferencia que, sin embargo, se han diluido por el amor (la pareja ha tenido dos hijos). También están en este amor, con gran diferencia de años, la famosísima Celine Dion y su marido René Agneli. Y, como amor distante en la edad, pero largo en el tiempo, el matrimonio entre el productor Carlo Ponti y la bellísima Sofía Loren.

Para el amor, parecen indicar estos datos, no hay fronteras... ni prejuicios.

Más sobre: