"Me casaré con la elegida de mi corazón cuando yo sea Rey". Éstas fueron las palabras del joven rey, Carlos Gustavo de Suecia, en 1972. Un anuncio, el suyo, que cuatro años más tarde cumpliría al casarse con Silvia, una joven plebeya hija de alemán y brasileña y de antepasados españoles. Carlos Gustavo y Silvia se casaron profundamente enamorados y tuvieron tres hijos, Victoria, Carlos Felipe y Magdalena. Con el nacimiento de la mayor, la Ley Sálica -que otorgaba el derecho de sucesión al varón- fue abolida e inmediatamente Victoria se convirtió en heredera al Trono. La hija mayor de los Reyes es hoy una bella joven que ha superado sus problemas de peso y que está preparada para reinar. No en vano, Victoria es la única mujer heredera a un Trono europeo

Más sobre

Regístrate para comentar