MADONNA BAUTIZÓ A SU HIJO ROCCO EN LAS TIERRAS DE ESCOCIA

El traje de cristianar del pequeño costó más de diez millones de pesetas

Rocco, el hijo que tuvo Madonna con el director de cine, Guy Ritchie, fue bautizado en la catedral de Dornoch. El mismo escenario en el que sus padres contraeran, hoy, matrimonio
La cantante, que se había reunido, previamente, con la Policía para conocer, en detalle, cuál era el dispositivo de seguridad que habían puesto en marcha -los guardaespaldas llegaron, incluso, a revisar con espejos el interior de los kiltslas tradicionales faldas escocesas- no tuvo, sin embargo, necesidad de alterar sus planes.

Orgullo y felicidad
La ceremonia discurrió pacíficamente. No hubo altercados y los padres-novios, que habían amenazado con trasladar la escena del bautismo hasta el castillo de Skibo -en este edificio se encuentra alojada toda la familia- si los medios de comunicación no respetaban las normas, abandonaron el templo relajados y felices.
Guy Ritchie, llevando a Rocco en sus brazos, y Madonna -agitando su mano como una reina-, con el rostro iluminado por el orgullo y la felicidad de protagonizar, en la vida real, uno de los capítulos más importantes de su agitada existencia.
La primera reverenda que imparte misa
La ceremonia fue oficiada -al igual que el enlace nupcial que se celebra hoy- por la reverenda Susan Brown, la primera mujer que ha celebrado misa en una catedral del Reino Unido. Un sencillo acto para el que vistieron a Rocco con un traje de cristianar, diseño de Versace, valorado en más de diez millones de pesetas.
La salida del cortejo de famosos de la catedral - un maravilloso templo del siglo XVIII- fue el único momento el que se pudo ver a los protagonistas de la boda del año en Escocia, Madonna y Guy, a su familia, y a sus insignes invitados: actores de la talla de George Clooney, Gwyneth Paltrow, Robin Williams, Brad Pitt o Rupert Everett. Los amigos que hoy acompañan, también, a los novios hasta el altar.

Más sobre

Regístrate para comentar