EL REGRESO DE CAROLINA DE MÓNACO

Tan radiante como en sus mejores tiempos, la princesa de Hannover asistió a los actos de la fiesta nacional del Principado

Carolina de Mónaco vuelve a brillar con luz propia. Ha regresado, con más fuerza que nunca, la princesa de la elegancia, del glamour y de la distinción; y no podía haber sido en otra ocasión mejor que con motivo de la fiesta nacional del Principado. La víspera del gran día de Mónaco, presidió el acto organizado por la firma alemana Escada con ocasión del lanzamiento de su colección primavera-verano 2001. La fiesta fue ofrecida a beneficio de la obra de la hermana María, que la princesa preside.

La hija mayor de Raniero de Mónaco lució un traje color rojo de la citada firma. No parece casualidad que la princesa, casada en terceras nupcias con Ernst de Hannover, luciese, por primera vez, un traje de una firma alemana. Días antes, la pudimos ver, junto a su esposo, actuando como princesa de Hannover en el funeral de la Reina madre Ingrid de Dinamarca.
El día 19 de noviembre, fiesta nacional de Mónaco, toda la familia Grimaldi participó en los actos de conmemoración organizados para celebrar este día tan señalado. La princesa Carolina volvió a deslumbrar con su elegancia y belleza. Para la ocasión, eligió un traje negro con adornos en piel y una pamela a juego.

Más sobre: