Meg Ryan, una consumada interiorista, reforma y pone a la venta su loft de Nueva York