¿Las toallas? Calentitas, por favor