Barcelona: Se llevan los locales de ambiente informal