Aprovecha el jardín de casa hasta el último momento

Sentarse en el jardín tranquilamente a charlar o leer un libro no es un placer exclusivo del verano. En otoño también puedes ponerlo en práctica. Para ello, sigue los consejos de Daniel Valera, de Dstudio, diseño de paisaje

Ni veranillo de San Miguel —finales de septiembre— ni veranillo de San Martín —mediados de noviembre—. Ya no nos quedan excusas. El caso es que la temperatura diurna de estas semanas resultan perfectas para aprovechar el placer de sentarse en el jardín hasta el último momento. Y aunque las temperaturas nocturnas bajan considerablemente, con algunos trucos y accesorios conseguirás disfrutar del verdor en cualquier estación.


Porque, a pesar de los cambios de temperatura, es cierto que el otoño devuelve la vida a los jardines, sobre todo tras “el parón vegetativo del verano en el que las plantas ralentizan su crecimiento debido a las altas temperaturas.”. Lo dice Daniel Valera, director de Dstudio dedicado al diseño del paisaje.


En efecto, con las primeras lluvias de otoño nuestros jardines despiertan durante unas semanas para ofrecernos su mejor color: “Mientras las gramíneas lucen tostadas por el sol del verano, los robles y los arces compiten con la mejor paleta cromática rica en amarillos, verdes y naranjas”. Sin duda, es el momento más hermoso de las zonas verdes. Y estos colores son los que “inspiran a la hora de proyectar un espacio exterior y nos invitan a perdernos entre una manta con un buen libro y disfrutar de una tarde de otoño en nuestros jardines o terrazas”.


Aunque al caer la tarde la chaqueta se vuelve imprescindible, podemos instalar algún elemento que nos ayude a alargar las horas en el jardín. “Los calefactores son una buena elección y ya no están reñidos con el diseño ya que podemos integrarlos perfectamente en la decoración de nuestro porche o terraza. De pie, de pared o de techo. Simples o dobles.” En efecto, ya no hay excusa para no pasar largos ratos de conversación en el exterior. Este tipo de piezas pueden instalarse en un lugar fijo o bien incorporar un pie para instalarlo en el lugar que nos interese y convenga.


“Si disponemos de espacio suficiente, podemos crear un rincón muy actual instalando alguna chimenea de exterior. De corte minimalista pero con materiales de gran dureza, las chimeneas de jardín nos invitan a  sentarnos junto al fuego y aprovechar las últimas horas del día en la mejor compañía”, comenta Valera.


Pero no sólo de calor vive el aficionado al jardín de otoño. “La iluminación es otro de los puntos en los que más incidimos a la hora de diseñar un jardín y por su puesto a la hora de decorarlo. Salvo los fines de semana, durante el otoño sólo disfrutaremos de nuestro exterior durante la tarde y el sol ya no tarda mucho en esconderse, por lo que  es importante contar con un buen proyecto de iluminación que saque el máximo partido a nuestro jardín”.


Y estamos de suerte, porque con la llegada de la tecnología LED “las opciones se multiplican y podemos crear ambientes muy especiales por un consumo de energía razonable. Además las firmas de mobiliario se han puesto las pilas y actualmente contamos con infinitas propuestas en iluminación exterior, desde los diseños más convencionales hasta originales ideas no aptas para todos los públicos”.
Sin duda, lo más adecuado es que te pases por un espacio dedicado a ello —también los tienes on line— o, si te lo puedes permitir, contratar a un profesional que te aconseje no sólo sobre cómo decorar el jardín, sino cómo acomodarlo para las tardes de otoño.

Más información:
www.dstudio.es

Más sobre

Regístrate para comentar