02 DICIEMBRE 2011

Ropa de cama juvenil: diversión y buen gusto

Cuando se acerca la pubertad, los niños quieren dejar atrás la ropa de cama habitada por muñequitos y princesas. Las posibilidades son muchas. Te damos algunas pistas

Comprar ropa para la cuna del bebé suele ser un momento emocionante en la vida de los padres. Celeste, rosa, algún verde y tonos tostados suelen ser los colores elegidos. Para los estampados tampoco suele haber grandes diferencias. Pequeños motivos dulces y tiernos son los más adecuados.
Pero esos niños van creciendo y sus necesidades y, sobre todo, sus gustos, van cambiando. A lo largo de la primera infancia —vamos, entre los 2 y los ocho años— las princesas —a ser posibles muy rosas y con muchas coronas—, las hadas, los piratas y los coches suelen ser una apuesta segura.



Pablo Paniker cuenta con una colección para niños con fundas de edredón perfectas para la transición entre la infancia y la adolescencia. (PULSA EN LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA GALERÍA)

 

Pero la cosa se va transformando poco a poco. Se empieza por ‘odiar’ el color rosa. Se sigue olvidando a las muñecas en el fondo de un cajón… y ya todo empieza a cambiar a gran velocidad. Es imparable. Y los padres debemos asumirlo.
Porque llega un momento en el que la funda de edredón ‘rosita’ o con la imagen de Mickey Mouse o Cars o Spiderman, produce gran rubor cuando los compañeros de la ESO van a casa a hacer un trabajo o —lo que es peor—, a una “fiesta de pijamas”.
En ese momento es bueno que los chicos participen en la elección de su ropa de cama. Es una buena forma de implicarles en la decoración de su habitación y, por lo tanto, en el orden del mismo. Y, de paso —y aunque a priori te parezca algo exagerado— reafirman su personalidad, sus gustos, sus prioridades.

La cosa no es preocupante porque, por suerte, hay fundas nórdicas para casi todos los gustos. Incluso para los que aún no se han decidido a ser “mayores del todo”, pero quieren dejar atrás su infancia. Para ese gusto tan difícil de satisfacer la firma española Pablo Paniker ofrece una divertida colección denominada Kidz.
De colores vibrantes pero suaves a la vez, pueden adaptarse a cualquier decoración. Los rosas juegan con los morados; y los verdes, con los azules. Y siempre presentes, los tonos tostados. Para los motivos nos olvidamos de los ‘muñequitos’ y apostamos por números y círculos.

La colección de esta temporada de Carrefour Home también prescinde de motivos infantiles, pero puede adaptarse perfectamente a todas las edades. Las fundas nórdicas van sin sábana bajera, pero el hipermercado cuenta con juegos de sábanas a juego o bajeras que encajan a la perfección con las fundas.
De todos los modelos de funda con que cuentan, el que más nos gusta se llama María, es de 90 centímetros y combina topos con rayas y cuadros vichy. Y encaja muy bien con el juego de sábanas Marina.

En Ikea la variedad es sorprendente. Las posibilidades, casi infinitas. Tanto que abarcan los gustos más abstractos, los más atrevidos y los más sencillos. Las fundas tampoco van acompañadas de sábana bajera, pero son fáciles de combinar.
Los colores que más se repiten son el blanco y el negro, que se combinan en grandes e irregulares círculos, en perfectas circunferencias o en letras. Pero también hay cálidos tonos rojos, azules y verdes. E incluso algún morado.



Privium es la marca exclusiva de El Corte Inglés en ropa de hogar y esta temporada combina lo tradicional con lo contemporáneo, lo natural con lo sofisticado.

 

Privium es la marca exclusiva de El Corte Inglés en ropa de hogar. Y para este otoño han apostado por los cuadros escoceses, pero con un divertido guiño al estilo ‘college’. Con un escudo en medio de la funda. Divertido y ‘casi adulto’. Perfecto para pasar a la madurez sin estragos en el gusto de los padres.

Más información
www.paniker.net 
www.carrefour.es
www.ikea.com
www.elcorteingles.es

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo