Camas infantiles que combinan diversión y descanso

¿Quieres decorar la habitación de tu hijo con un mobiliario infantil original y, sobre todo, versátil? Toma nota de nuestras propuetas

Ya hemos hablado en alguna ocasión en estas páginas lo importante —y divertido— que es decorar las habitaciones de los niños. En efecto, es la zona de la casa donde la imaginación y el color pueden campar a sus anchas sin temor a la extravagancia o al ‘chirrido visual’.
Una vez que se accede a ese mundo suyo es posible encontrar paredes en las que se puede dibujar, paredes que cuentan cuentos, mariposas por doquier o delicados —y personalísimos— detalles de cerámica. De puertas para adentro, todo es posible.


Las camas de VTV que te mostramos en la imagen son mini camas que se convierten en camas de adulto gracias a dobles largueros de 130 centímetros y 180 centímetros. (PULSA EN LA IMAGEN PARA AMPLIARLA)

En ese espacio pasan gran parte del día. Cuando juegan, dibuja, estudian y duermen, según la edad. Precisamente porque los espacios infantiles son tan singulares, la elección de su mobiliario requiere de especial atención. Por ejemplo, las camas.
No deben ocupar demasiado espacio ni demasiado poco, está claro que los niños han de dormir cómodos, los muebles deben inspirarles confianza y diversión; y posibilitar la versatilidad del dormitorio. Vamos, que elegir cama no es exactamente una tarea sencilla. Eso sí, por suerte, las posibilidades son casi infinitas.

A nosotros nos gustan mucho las que ofrece VTV, porque son convertibles. Por ejemplo, cuentan con una cuna que pasa a ser una minicama, de modo que sirve desde los dos meses hasta la adolescencia. O una cuna gemelar —¡cómo se complica la cosa cuando son dos!— que puede transformarse en cama nido.
Y lo que es ya un clásico de la firma, las mini camas convertibles en camas para ‘mayores’. Algo así como el paso ‘natural’ para después de la cuna porque son pequeñitas, bajitas y los niños se sienten muy cómodos en ellas. Tienen dos largueros para que cuando los niños crezcan, las camas pasen de 130 centímetros de longitud a 180 centímetros, medida estándar de las camas de adultos.
Las camas están lacadas en varias capas (“como se hacía antes”, dicen ellos) en dm y puede elegirse entre blanco, crema, gris, topo, rosa o azul; también existe la posibilidad de hacerlo patinado.


La firma alemana de mobiliario infantil Woodland sólo emplea madera maciza de pino o de haya adquirida en bosques reforestados en el norte de Europa. (PULSA EN LA IMAGEN PARA AMPLIARLA)

Woodland también cuenta con alguna pieza convertible, como la cama alta Winnipeg, que puede configurarse como cama para bebé y ampliarla posteriormente en cuatro opciones de modificación, sin comprar ningún elemento externo.
Esta firma alemana lleva 18 años trabajando con un sistema modular de muebles para niños: todas las camas de Woodland pueden pasar de ser camas a literas, con un set de reconstrucción. Esto posibilita que las camas cambien según las necesidades del niño, pero también de la familia: algunos modelos se pueden ir completando hasta llegar a las cuatro plazas.
Todo ello con la máxima seguridad y en madera maciza de pino o haya adquirida en bosques reforestados (la sostenibilidad es fundamental en Woodland) en el norte de Europa. Y sin dejar de priorizar las necesidades del niño. En el catálogo de la firma se pueden encontrar torres altas para que el niño juegue; toboganes; mesas de estudio adaptables bajo la cama; estanterías y armarios.


Las estructuras de las camas de Imaginarium son de metal. El cabecero, la mesilla y los pies de la cama, de madera lacada. (PULSA EN LA IMAGEN PARA AMPLIARLA)

La firma española especializada en juguetes, accesorios y mobiliario infantil Imaginarium, también ofrece camas altas en su catálogo. Divertidas y muy prácticas, se caracterizan porque están llenas de color. Las hay especialmente pensadas para ellas (Vanity Fairies) y para ellos (Safari).
Nuestras favoritas son las que están especialmente pensadas para fomentar la lectura. La Transition Bed KicoNico cuenta con una mesilla asiento apta pata un adulto; la Transition Bed Fairies lleva integrada una mesilla que es al mismo tiempo balda y banco de lectura.
De todas las posibilidades que ofrece Imaginarium, es fácil inclinarse por las camas altas, además de por las posibilidades de espacio que suponen debajo, porque se les puede adaptar los conjuntos decorativos textiles de la firma.
En rosa o en azul, se componen de siete piezas para crear las paredes y puerta de una casita debajo de la cama, con ventanas y bolsillo en el interior para guardar juguetes, una torre con puertas y ventanas, y el tejado de la casita en forma de cubierta, que se coloca sobre el colchón.

Más información:

www.vtv.es/

www.mueble-infantil.com

www.imaginarium.es

Más sobre

Regístrate para comentar