Porcelanas para todos los públicos

La valenciana Lladró y la italiana Thun se inspiran en la infancia para crear sus más tiernas colecciones

Los niños ocupan gran parte de nuestro tiempo. De nuestras preocupaciones, de nuestras compras. Porque pocas cosas divierten más a una madre que adquirir productos para —o por— sus hijos.
Incluso si no están destinados al juego, hay montones de artículos inspirados en la infancia que resultan de lo más tentador. Tanto para los peques como para los adultos. Es más, a veces, resistirse a su compra se hace difícil.
Las grandes firmas lo saben. Incluso las de porcelana, un material nada infantil. Y cada vez son más las que se proponen crear objetos pensando en los niños. Hace poco lo veíamos con las inspiradoras piezas de Lladró homenajeando a Hello Kitty. Otro ejemplo son las colecciones creadas de manera conjunta entre Lladró y Jaime Hayón.

null

Las empresas de cerámica y porcelana también han caído en la tentación de crear objetos inspirados en la infancia, como este de Lladró. (Pulsa en la imagen para acceder a la galería)

La primera de ellas, The Fantasy Collection está formada por una serie de originales piezas cuyas principales características son la fantasía, la ilusión y la innovación. Vale que son conceptos que siempre han interesado a la empresa valenciana, pero con los diseños de Hayón han llegado a su máxima expresión.
Quizá la pieza de inspiración más infantil es The Rocking Chicken Ride, una de las más originales de la colección. Basada en un elemento simbólico de la trayectoria de Jaime Hayón, el Green chicken, se trata de una creación a caballo entre el surrealismo y el humor, un guiño a la más pura fantasía. La infancia, uno de los temas claves del catálogo Lladró, se nos presenta de nuevo como ese mundo en el que todo es posible.
La segunda colección, nacida de la colaboración entre la firma y el diseñador se presentó hace unos meses bajo el título Scenes. Las piezas de esta nueva propuesta plasman momentos especiales de mundos mágicos fijados en un instante, dentro de una cúpula de cristal. De nuevo no se trata de juguetes, pero sí de objetos irresistibles para ser contemplados por los ojos de un niño.

null

Resultan muy simpáticos los portacepillos de dientes de cerámica esmaltada de Thun, que incorporan un reloj de arena para que los niños controlen el tiempo. (Pulsa en la imagen para acceder a la galería de fotos)

Por supuesto, Lladró no es la única firma que quiere conquistar el corazón de los niños. La marca italiana Thun lleva tiempo queriendo sorprender a las madres con artículos especialmente pensados para decorar las habitaciones de los pequeños de la casa.
Resultan muy simpáticos sus Portacepillos de dientes de cerámica esmaltada. Incorporan un reloj de arena para convertir en juego el momento de lavarse los dientes. Porque ellos mismos pueden controlar el tiempo que le dedican a la higiene bucal.
Para este otoño, además. han diseñado una serie de carteles realizados en cerámica para la cama de los niños y cunas de los bebés. Están destinados a escribir el nombre del bebé, niño o niña, y fecha de nacimiento. ¿Los motivos? La jirafa para las niñas; el león para los niños y la cigüeña, para los bebés.

Más información:
www.lladro.com
www.hayonstudio.com
www.thun.com

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema