04 OCTUBRE 2010

Radisson Blu Madrid, entre lo clásico y lo moderno

La lujosa cadena de hoteles abre su primer establecimiento en nuestro país, junto al museo del Prado

Los hoteles Radisson Blu son famosos en toda Europa. Referencia en cuanto a hoteles de ciudad, hace unas semanas que la cadena ha inaugurado su primer establecimiento en España. En concreto, en Madrid.
Se trata de un lugar lleno de encanto que poco tiene que ver con otros grandes —por amplios— hoteles Radisson. Está ubicado en un edificio de cuatro plantas —tan solo cuenta con 48 habitaciones— que data de principios del XX, situado en el corazón de la ciudad, muy cerquita del museo del Prado y el Thyssen.
Para remodelar su interior se contó con el trabajo de las diseñadoras Sandra Tarruella e Isabel López, cuya labor en diferentes establecimientos hoteleros ha sido reconocido con diversos galardones en los últimos años. Para este encargo, las diseñadoras han optado por lo que López ha definido como el estilo “clásico moderno”.

Más información:

c/ Moratín, 52. Madrid
Tel: 915 24 26 26
www.radissonblu.com/pradohotel-madrid
www.sandratarruella.com
www.isabellopezvilalta.com Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
En el exterior, permanece la elegante fachada original, impoluta, tras haber sido limpiada cuidando todos los detalles: sus balcones, su entrada de carruajes, detalles típicos de la arquitectura burguesa madrileña. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
En el antiguo patio central del edificio se ha ubicado un espacio para la degustación de los mejores whiskies. Se trata de la zona más vanguardista del hotel, en el que un sorprendente mueble central de cristal, acero y luz, hace las veces de barra. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
Las 48 habitaciones se han diseñado con la voluntad de que todo sea elegante y atemporal. Y se ha apostado principalmente por un color: “El beige es el nuevo blanco. El blanco es frío y para arquitectura es impecable, pero el beige te acompaña”, asegura López. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
En el interior del hotel, en concreto en el hall, se localizan pequeños guiños al edificio original: la escalera, el aspecto exterior del ascensor, típicos de la arquitectura de la burguesía madrileña de princpios del siglo XX. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
Las suites cuentan con una salita para reuniones o almuerzos. Es ahí donde más se nota la presencia del Arno Jacobsen, arquitecto del mítico Radisson Blu Royal de Copenhague. ¿El elemento común con el hotel de los años sesenta? La procedencia de las tapicerías de la marca danesa Kvadrat. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
En las seis fantásticas suites destacan la nobleza de los materiales utilizados, el refinamiento de cada detalle... Todo ello ayuda a crear una atmósfera de lujo. Aún hay más: las vistas de las suites se asoman al Museo y el Paseo del Prado. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
Además de zona de estar y la amplia mesa de reuniones, las suites cuentan con amplios baños que disponen de ducha y de bañera. En esta zona también impera la filosofía de la sobriedad; la idea del hotel anti-marca que querían llevar a cabo Sandra Tarruella e Isabel López. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
El spa se sitúa en la planta baja del Radisson Blu Madrid. En este espacio abundan las líneas puras, con cierto aire oriental, diseñado por un equipo capitaneado por la interiorista Isabel López. Una de sus claves: la utilización de materiales naturales. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
El Cask Lounge & Bar es un espacio con vistas al Paseo del Prado donde es posible sentirse como un lord. No en vano se trata de un club del siglo XXI con sofás y sillones contemporáneos. Por la noche se convierte en un ‘afterwork’ perfecto para iniciar la noche en el  Barrio de las Letras de Madrid. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
El Cask Restaurant está situado en la planta calle del hotel, sirve comidas y cenas y tiene capacidad para 50 comensales. También en este espacio se respira el ambiente relajado, unido a un buen servicio que satisfaga las necesidades del cliente más exigente. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
En el Cask Whisky Bar destaca la iluminación, una cascada de luz diseñada por Sandra Tarruella e Isabel López. Tampoco pasa desapercibido el techo de cristal gracias al que, desde el interior del hotel, se puede divisar el famoso cielo madrileño. 

Hotel Radisson Blu Madrid, el reino del beige
Las habitaciones cuentan como elemento decorativo con un gran mural fotográfico con edificios emblemáticos de la ciudad que sirve de cabecero y camufla el armario y el mueble bar rolongándose en dos paredes.