Fabrica tu propio frutero

Con unos elementos tan comunes como son tres platos y el pie de una lámpara podremos confeccionar un accesorio muy útil para la presentación de dulces o como práctico frutero.

La reutilización o reciclaje es una práctica muy recomendable en el bricolaje. Esta vez construiremos un accesorio muy útil y práctico, con unos elementos muy fáciles de encontrar en cualquier casa: tres platos y el pie de una lámpara.

Esta tarea requerirá de sierra, taladro, destornillador, caja de ingletes, lija, tijeras y brocha; así como tres platos de distintos tamaños, pies de lámpara, remates, rilos, maderas para la base, papel, lápiz, varilla roscada y pintura acrílica.

Lámparas y platos
El trabajo de corte y montaje de este sencillo elemento no conlleva ninguna dificultad. Probablemente el pie de la lámpara tenga molduras o relieves, en tal caso colocaremos dos pequeños calzos sobre la caja de ingletes para inmovilizar la pieza.

Asimismo, necesitaremos tres pequeños pilares que sujeten los platos. El frutero reposará sobre una tabla de madera, por lo que cortaremos este elemento tomando la medida con la base del plato, marcando con un lápiz.

El cortado
Después, lijaremos y redondearemos la base recién cortada. El ensamble de los platos con los montantes de madera lo realizaremos con rilos; para ello tendremos que perforar los platos.

Para encontrar el centro del plato, punto en el que realizaremos el agujero, utilizaremos un lápiz con el que marcaremos la base de la pieza. Colocando un papel sobre este relieve lograremos la huella de la circunferencia.

Cortado el círculo y una vez plegado en cuatro, quitaremos la punta con las tijeras. Bastará con despegarlo y colocarlo de nuevo en la base del plato para hallar el centro. Asimismo, pondremos cinta de carrocero en el punto indicado del plato y levantaremos el esmalte golpeando suavemente con un punzón.

El montaje final
A continuación, taladraremos los platos y colocaremos los rilos. Empezaremos perforando en la base del frutero; en él insertaremos el rilo. Para dejar el rilo a ras de base, lo embutiremos atornillándolo y haremos lo mismo en los montantes que sujetan los platos.

Después, aplicaremos dos manos de barniz y realizaremos el montaje con varilla roscada, introduciéndola en los rilos previamente colocados en base y montantes. Para evitar que el rilo gire al introducir las sujeciones superiores, aplicaremos una gota de cola de secado instantáneo.

Por último, la cima de nuestro frutero llevará un adorno que insertaremos en el último tramo del rilo.

¿Te gustan las manualidades? ¿Qué es lo último que has fabricado? ¿Cuál es tu próximo proyecto? Comparte tus conocimientos en nuestro foro

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema