Una habitación para adolescentes

Tu hijo ya no es un niño, ha crecido y tiene otras necesidades. Adapta su dormitorio a esta nueva etapa de su vida

VER GALERÍA
La primera cama debe ser funcional y resistente, por eso las camas de nido son una buena elección (Foto: RBA) 
Antes de que tu pequeño cumpla los seis años, él mismo se encargará de reclamar el cambio de esos tiernos motivos de ovejitas, lazos y cuadros de recién nacido que anteriormente habían formado parte de su habitación.

Una nueva pintura con colores más estimulantes y un cambio en la ropa de cama acorde a su edad y preferencias cambiarán el aspecto de esa primera etapa en la que apenas era un bebé.

La elección del color deberá tener en cuenta el carácter del niño, ya que para los excesivamente activos habrá que mantener un ambiente sosegado evitando los colores vivos y estimulantes.

Cambios en la iluminación
El cálido y agradable suelo sobre el que andar plácidamente descalzo seguirá siendo el mejor lugar para sentarse, así como ese espacio donde colocar autopistas para las carreras de coches, jugar con muñecas o realizar construcciones de Lego.

La iluminación central tendrá que ser más intensa que cuando era un bebé. Por ello, habrá que añadir un aplique junto al cabecero de la cama para poder leer los primeros cuentos y sentirse seguros si el miedo les juega una mala pasada.

Algunos pequeños necesitarán una luz piloto que permanezca encendida toda la noche, mientras que a otros les gustará ver proyectadas desde la lámpara sombras amigables de personajes reconocibles que les ayuden a conciliar mejor el sueño.

Un lugar para estudiar y compartir
Las nuevas obligaciones de estudio, la incorporación de la lectura a sus hábitos de ocio y la necesidad de traer amigos a casa definirán la última etapa de la habitación infantil. El dinamismo, los tesoros y la amistad llenarán su refugio, mientras que el deseo de privacidad les hará cerrar las puertas al mundo exterior cuando se acerque la adolescencia.

Es el momento de que la pequeña mesa redonda en la que cortar papelitos y jugar sea sustituida por un escritorio donde quepa un ordenador, se añadan más estanterías para libros y se encuentre un lugar para los juegos de nuevas tecnologías.

Zócalos con pizarras y tablones para sus notas y horarios serán algunos de los elementos decorativos más prácticos para esta edad en que su reafirmación personal tendrá mucho que ver con lo que muestren en su habitación. 


¿Tu hijo ya te ha pedido un cambio en su dormitorio? Visita nuestro foro

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema