Nutrición: ¿Prisa por perder los kilos cogidos en verano? ¡Grave error!

En caso de que consigas perderlos, lo único que lograrás será recuperarlos con la misma rapidez (incluso coger alguno más). Estos son algunos de los errores más habituales que debes evitar si quieres reducir –de manera definitiva- esos centímetros ganados a golpe de helado y paella en el chiringuito.

Cuando arranca septiembre ocurre lo mismo que en las semanas previas al verano: prisas y más prisas por decir adiós al michelin. Prisas que nos llevan a cometer graves errores nutricionales y que, más allá de la estética, pueden tener consecuencias negativas para nuestra salud. Si durante las vacaciones has subido de peso y quieres ‘deshacerte’ de él, estos son algunos de los errores a evitar:

-Abandonarte a dietas ‘milagro’, rápidas y engañosas, que prometen pérdidas de peso a corto plazo: solo conseguirás el temido ‘efecto rebote’. Siempre deberás buscar una pérdida de kilos gradual, paulatina, moderada (únicamente así será duradera).

-Hablar de ‘hacer dieta’, en lugar de hablar de cambiar pautas de alimentación, apostando por hábitos de nutrición saludables, y entender esto más como un estilo de vida a largo plazo, que como algo temporal.

-En la medida de lo posible, evitar ser ‘autodidactas’ y acudir a médicos y nutricionistas que nos ayudarán a conseguir nuestro objetivo.

nutricionista_zVER GALERÍA

-Tampoco es aconsejable embarcarse en dietas excesivamente bajas en calorías o restrictivas (solo conseguiremos abandonarlas con la misma rapidez).

-Apostar por complementos, laxantes, diuréticos, productos que (supuestamente) ayudan en la pérdida de peso… a no ser que estén prescritos por un médico. En condiciones normales, este tipo de productos no son necesarios: una alimentación regida por pautas de alimentación saludables debe ser suficiente para alcanzar nuestros objetivos.

-Preparar unos platos aburridos e insípidos. Para que la comida nos resulte apetitosa lo mejor es echarle imaginación a la hora de servirla.

-Tener cuidado con los productos light. Un producto light es aquel al que se le ha reducido o eliminado alguno de sus componentes calóricos. Esto significa que contiene menos calorías (un 30% como mínimo) que la versión no light del mismo alimento o producto en cuestión. Si la versión ‘normal' es muy calórica (por ejemplo las patatas fritas, mayonesas…), la variante light, aunque menos, continuará aportando muchas calorías.

-Pesarnos cada día. No debemos obsesionarnos; como decimos, la pérdida de peso debe ser gradual. Con que nos pesemos, como mucho, una vez a la semana, basta. Eso sí, siempre en la misma báscula, en el mismo momento del día y, a ser posible, sin nada de ropa. Además, como indican los nutriciones, el peso es solo ‘un dato’ y por sí solo no es indicativo de salud. Hay que tener también en cuenta otros factores.

bascula_zVER GALERÍA

-Olvidarse del ejercicio físico. Es posible perder peso sólo reduciendo la comida, pero no es aconsejable. Con la práctica de ejercicio no sólo aumentamos la velocidad de la pérdida sino que podemos revertir nuestra tendencia a engordar y mejorar nuestra condición física. 

Consejos (realmente eficaces) que nos ayudan a perder peso

Cocina 'healthy': Refrescantes, deliciosos, ligeros... ¿Has probado los granizados de verduras?

¿Reducir la sensación de hambre sin descuidar la línea? ¡Con estas recetas será más sencillo!

Más sobre

Regístrate para comentar