Operación bikini: ¿Cómo comer 'de restaurante' sin arruinar tu línea?

Beber agua antes de la comida, evitar los menús ‘fast-food’, tratar de comer siempre a la misma hora y hacerlo despacio, o dar un paseo de vuelta al trabajo son algunos consejos a seguir

El hecho de vivir lejos de la oficina o de tener una jornada laboral partida hace que muchas personas se vean en la necesidad de comer fuera de casa. Entre ellas, hay quienes se apuntan a ‘la liga del tupper’, ya que tienen la suerte de contar con una pequeña cocina en el puesto de trabajo. Sin embargo, hay muchos otros a los que no les queda más remedio que comer en un restaurante, si no todos los días, la mayor parte de ellos. Algo que no tiene por qué ser sinónimo de dieta desequilibrada o de ‘amenaza’ para la línea. Estos son algunos consejos para que comer fuera de casa no signifique descuidar la figura, especialmente en esta semanas previas al verano (en plena 'Operación bikini' para muchos).

  • Es importante que alguno de los platos principales del menú esté formado por verduras, bien como ingrediente de primeros platos, bien como guarnición de segundos. Para estos últimos puedes optar por pescados o carnes magras elaborados siempre a la plancha o al horno sin salsas demasiado pesadas. Evita los embutidos y los fritos y controla las porciones.
  • Las ensaladas son también una opción muy saludable. En cuanto al aliño, puedes utilizar aceite de oliva virgen (sin abusar) y, también como aderezo, el limón. Como postre, la mejor alternativa será una fruta de temporada o un yogur.

    fruta_macedonia_zVER GALERÍA
  • Para no llegar con demasiada hambre procura beber dos vasos de agua antes de la comida. Saciarás en parte tu apetito, por lo que comerás menos cantidad.
  • Una vez hayas empezado a comer, puedes seguir con agua o, de forma excepcional, con una copita de vino (no más). Evita las bebidas gaseosas y los licores ‘digestivos’ (contienen muchos azúcares).
  • Siempre que sea posible, intenta comer a la misma hora (el organismo responde mejor a la hora de digerir la comida). Hazlo despacio y masticando bien los alimentos.
  • Evita siempre que sea posible las comidas rápidas (aportan pocos nutrientes y engordan más). Si no queda más remedio y acudes a estos establecimientos, opta por otras opciones como las ensaladas.

    ensalada_pepino_zVER GALERÍA
  • En cuanto al pan, una pieza (la colocada a la izquierda de tu plato) será suficiente. Si puedes elegir, que sea integral. Los cereales son una excelente fuente de fibra e hidratos pero no conviene abusar.
  • Para dejar a un lado la sensación de sueño que normalmente entra tras la comida, una buena idea, si se puede, es dar un paseo hasta el trabajo.
  • Recuerda que la cena deberá ser ligera y baja en grasas (sopas, consomés, verduras cocidas, ensaladas frescas, pescados blancos, etc). Siempre en función de lo que se ha tomado a la hora de comer para conseguir que la dieta sea variadada y equilibrada.


    Sabrosas y saludables: así son estas diez recetas, perfectas para mantener a raya la báscula

    Cuatro vídeo-recetas 'amigas' de la línea

    Cocina ligera: cinco ideas con sabor a mar para una 'Operación bikini' deliciosa​

Más sobre

Regístrate para comentar