¿Has cogido peso en Navidad? No intentes 'depurar' nada. Simplemente… ¡retoma tus buenos hábitos de alimentación!

Así nos lo aconseja Eva Mª Pérez Gentico, presidenta de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de La Rioja, en esta entrevista concedida a Hola.com. En ella, la doctora nos ofrece algunas pautas y errores a evitar si queremos decir adiós a los kilos ganados durante estas fiestas de manera saludable y, sobre todo, duradera.

Cada mes de enero, la misma canción: gimnasios abarrotados, neveras repletas de fruta y verdura, y el firme propósito de ('este año sí que sí') conseguir que el peso ganado en Navidad no siga acompañándonos una vez que enero se haya esfumado del calendario. El problema es también el de siempre: en nuestro afán por alcanzar ese propósito, muchas veces queremos coger ‘atajos’, cuando sabemos de sobra que no los hay.

Eva Mª Pérez Gentico, presidenta de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de la Rioja se asoma hoy a Hola.com para ofrecernos algunos consejos que sí funcionan de cara a reducir centímetros de más y ofrecernos respuestas a algunas de las preguntas más recurrentes que todos nos hacemos a la hora de 'ganarle el pulso' a la báscula...

-¿Qué consejos básicos debemos seguir si queremos perder el peso ganado en Navidad?, ¿por dónde empezar?

Lógicamente, lo ideal hubiera sido evitar los abusos de las comidas en los días de fiestas de Navidad para ahora no tener que preocuparnos por si hemos cogido peso o no. No obstante, si no ha podido ser así y estos días hemos ganado kilos, lo importante es acudir a un dietista-nutricionista para que nos ayude a adquirir unos hábitos adecuados.

nutricionista_fot_VER GALERÍA

-¿Por qué es una mala idea recurrir a las dietas milagro?

Las dietas milagro son un peligro para nuestra salud, nos llevan a desequilibrios en nuestro cuerpo, tanto físico como en muchos casos emocional. Realizan un deterioro en la educación nutricional y no aportan nada ni educan correctamente, por eso cuando la persona retoma su alimentación habitual sigue cometiendo los errores nutricionales que se realizaban anteriormente. Así que hay que evitar cualquier dieta que nos prometa ‘perder X kilos en X días’.

-¿Qué otros errores debemos evitar?

Hay que pensar que no vamos a perder el peso muy rápido. Si llevamos un tiempo con algún kilo de más, más los que se han podido coger en Navidad, no vamos a perderlos en una semana. Bajar de peso conlleva aprender unos hábitos alimenticios correctos y realizar ejercicio físico. Debemos proponernos un cambio de actitud.

deporte_fot_VER GALERÍA

-En caso de buscar un nutricionista, dado el intrusismo que hay en la profesión, ¿qué hacer para caer en las manos adecuadas?

Siempre debemos ir a un dietista-nutricionista, ya que es el profesional de la salud experto en alimentación, nutrición y dietética, con capacidad para intervenir en la alimentación de una persona o grupo. Hay que asegurarse de que sea un titulado universitario. Para ello podemos consultar con el Colegio Profesional de cada comunidad autónoma, o a través de la web www.consejodietistasnutricionistas.com

-¿Cuál es su opinión sobre los zumos y batidos ‘detox’, tan de moda hoy en día? ¿Son realmente eficaces en la pérdida de peso?

Los zumos o batidos ‘detox’ producen una serie de riesgos sobre nuestra salud, ya que pueden generar efectos adversos, como un déficit de vitaminas y minerales, llevándonos a un desequilibrio en la alimentación. Con ellos no se aprende a comer adecuadamente y no ayudan a bajar de peso, incluso nos pueden llevar a un aumento del peso corporal a largo plazo.

-Pastillas para ayudarnos a reducir centímetros: ¿sí o no?

Claramente, no. No hay evidencia científica de su eficacia en la pérdida de peso y, por lo tanto, de la pérdida de centímetros localizados en alguna parte de nuestro cuerpo.

pastillaspeso_think_VER GALERÍA

-Comer de todo, pero en las cantidades adecuadas. ¿Mito o realidad?

Nuestra alimentación debe ser variada para un aporte adecuado de nutrientes. Pero claro, variada dentro de unos alimentos saludables. Es decir, si la hacemos variada con alimentos ricos en azúcares y grasas, por muy ajustada en cantidades que sea, no va a ser equilibrada. Así que nuestra alimentación debe basarse en el consumo de vegetales y hortalizas, si es posible frescos de temporada, un aumento del consumo de legumbres, y alimentos integrales.

-Superalimentos: chía, quinoa, kale, espirulina… ¿realmente tienen esos ‘superpoderes’ que se les supone, o esto responde más a una cuestión de modas y tendencias?

Son alimentos que están presentes siempre pero que se van poniendo de moda por temporadas. Es cierto que tienen propiedades saludables para nuestro organismo, pero no mucho mayores que otros alimentos que están en nuestra alimentación a diario.

Un ejemplo: es verdad que 100 gramos de semillas de chía aportan al organismo más Omega-3 que un trozo de salmón. Pero nadie se toma una ración de 100 gramos de chía. Siguiendo con el ejemplo de estas semillas, un plato de lentejas aporta más fibra de 15 gramos de chía.

chia_think_VER GALERÍA

-¿Hasta qué punto es importante combinar la dieta con el ejercicio físico?

Deben ir asociados; es importante llevar un plan de alimentación adecuado a nuestro organismo y también es importante realizar ejercicio físico. En este sentido, lo ideal, siempre que se pueda, es acudir a un experto (un licenciado en INEF) para que sea quien nos proponga el plan de ejercicios personalizados que mejor se adecúen a nuestra condición y objetivos.

-Sabemos que las dietas se personalizan en función de cada paciente pero, ¿podría proponernos algún ‘menú tipo’ con pautas básicas a tener en cuenta para comenzar a depurar el organismo después de tanto exceso ‘gastro’?

Cada persona llevará su plan de alimentación y, como hemos dicho, no se trata de ‘depurar’ nada. Lo que debemos hacer es retomar nuestros hábitos alimenticios saludables. Y si no los teníamos, visitar a un dietista-nutricionista para que nos ayude con el plan correcto.

De forma general podemos decir que es importante que en nuestra dieta exista un consumo de alimentos frescos de origen vegetal, un consumo de legumbres, alimentos integrales como la pasta, el arroz u otros cereales, frutas frescas y frutos secos. Y, por otro lado, reducir al máximo la ingesta de carnes rojas, bollería industrial, repostería, helados, bebidas alcohólicas y bebidas azucaradas.

ensalad_garb_fot_VER GALERÍA

Más sobre: