verduras_tips_t

Cocina saludable: ¿Sueles comprar verduras congeladas? ¡Pues presta atención a estos consejos prácticos!

Llegan limpias y troceadas al consumidor, y además, no se generan desperdicios. Son algunos de los motivos principales que explican el crecimiento imparable de ventas de las verduras congeladas. Te ofrecemos algunos 'tips' relacionados con su uso en cocina.

En poco menos de 16 años la producción de verduras congeladas prácticamente se ha duplicado (de 337.000 toneladas en el año 2000 a las más 638.000 que se contempla para este año). Pero, ¿por qué se ha disparado la demanda? Las razones son diversas: este tipo de productos tienen un máximo aprovechamiento (su compra ayuda a reducir el desperdicio alimentario). Asimismo, nos ofrecen la posibilidad de no tener que ir al mercado cada día (su conservación es, lógicamente, mucho más prolongada que las verduras en estado fresco, sin perder sus nutrientes ni propiedades). Esto sin olvidar que, además, nos hacen la vida más fácil cuando no disponemos de demasiado tiempo para cocinar, ya que las verduras se comercializan ya troceadas y limpias. Pero, una vez que las tenemos en casa, ¿cómo sacarles el máximo partido?. Estos son algunos consejos que, este sentido, nos proponen desde ASEVEC (Asociación española de fabricantes de vegetales congelados):

verduras_congeladas_zVER GALERÍA

¡No es necesario descongelar! Para preparar los platos no es necesario descongelar las verduras, directamente van a la cazuela con abundante agua hirviendo (100ºC) y sal. Un truco: añadir una pizca de bicarbonato para mantener el color vivo de las verduras.

¿Cómo se cocinan las verduras congeladas? Todas las técnicas son válidas para obtener riquísimos platos. Algunas de las más saludables son las siguientes:

-Saltear: cómodo y rápido, con cuatro vueltas en el wok (o sartén) ya están listas. Es recomendable añadir pocas verduras de cada vez, para que se evapore el agua rápidamente.

-Al vapor: en una cocedera de bambú (o en un olla al vapor), entre 2 y 5 minutos. Listo y muy saludable.

-Cocer: la clave está en realizar una cocción muy corta, de 2 a 5 minutos máximo, con el agua hirviendo a 100ºC, y dejando las verduras al dente para que no se pasen.

verduras_cocidas_zVER GALERÍA

¿Cómo evitar que la verdura no se oxide tras la cocción? Si se va a comer la verdura en el momento no hay problema, pero si tras el escaldado se piensa saltear o bien reservar el plato, es aconsejable contar con un recipiente preparado con hielo, en el que se introduzcan las verduras tras la cocción para cortarla de inmediato. Las verduras mantendrán sus propiedades intactas y sus colores vivos.

Las especias y las verduras, grandes aliadas. No hay una especia que le vaya a cada verdura, sino cientos de aderezos a nuestra disposición, es cuestión de gusto. Curry, sésamo o pimienta, o añadir pasas o piñones, complementan totalmente el sabor de las verduras.

¿Microondas, cazuela o ambos? El microondas es muy interesante ya que, al ser un cocinado corto, mantiene los nutrientes de las verduras. Un truco: meter las verduras en una bolsita con dos cucharadas de agua y cerrarla dejando una pequeña abertura. Depende de la potencia del microondas y la cantidad de verdura, pero estará hecho entre 2 y 5 minutos.

La importancia de incluir frutas y verduras en la dieta… ¡mucho más que un cliché!

Platos vegetarianos: vistosos, originales, saludables y… ¡riquísimos!

Alimentos 'amigos' de la línea: judías verdes

Cocina sana: recetas muy sencillas para preparar un 'tupper' bajo en calorías

Más sobre: