07 DICIEMBRE 2012

Huevos: ¿cómo conservarlos?, ¿de qué forma identificar su frescura?...

Damos respuesta a cinco preguntas básicas sobre las propiedades y el consumo de este alimento universal

Los huevos forman parte de nuestra dieta desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, hay ocasiones en las que este alimento continúa despertando ciertas dudas relacionadas con su consumo. Estas son algunas de esas cuestiones y la respuesta que a este respecto nos ofrece el Ministerio de Agricultura y Alimentación: 


null

 

¿Existen diferencias nutritivas en función del color de la cáscara?
La composición nutritiva del huevo no depende del color de la cáscara, ni de la forma de cría de las gallinas (aunque es cierto que mediante una alimentación especial se puede enriquecer el huevo con determinados nutrientes).

¿Cómo deben conservarse?
Tras la compra, han de colocarse en el frigorífico evitando que puedan absorber olores o sabores de otros alimentos. Es importante comprobar y respetar la fecha de consumo preferente.

¿Se deben lavar los huevos?
No, a menos que se vayan a consumir inmediatamente.

¿Cómo sabemos que un huevo está fresco?
Cuando se casca un huevo fresco se deben apreciar dos zonas bien definidas en la clara: una más densa y otra que la rodea más fluida, pero sin llegar a ser líquida. Tanto la yema como la clara deben quedar bien recogidas, sin desparramarse.

¿Cuáles son sus propiedades nutritivas?
El huevo aporta vitaminas (A, B2, B12, D, E) y minerales (fósforo, selenio, hierro, yodo y zinc), aunque su valor más importante nutritivamente hablando es el de ser una magnífica fuente de proteínas de alto valor biológico. Tan importante es la calidad de las proteínas del huevo, que la Organización Mundial de la Salud las utiliza como patrón de referencia para determinar la calidad proteica de otros alimentos.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo