¿No tienes un horario de trabajo ‘estándar’? ¡Así debe ser tu alimentación!

Los trabajos nocturnos o por turnos rotativos pueden llevar asociados problemas de salud causados por hábitos de alimentación poco recomendables. Estos son algunos consejos para evitar dicha situación.

Se estima que aproximadamente uno de cada cinco trabajadores en Europa está contratado en una modalidad de trabajo por turnos. Una fórmula laboral que consta de patrones que se alejan del modelo estándar de 8 horas diarias diurnas y que conlleva cierto coste para la salud. Y es que, según numerosos estudios, los trabajadores que se acogen a este modelo más ‘atípico’ en lo que a horarios se refiere tiene mayor riesgo de padecer diversos trastornos como obesidad, problemas digestivos, trastornos del sueño, depresión, enfermedades cardiovasculares, etc.

null



¿La causa concreta de dichos trastornos? Los factores son múltiples. Pero, sin duda, uno de los más destacables tiene que ver con los patrones de alimentación asociados al trabajo por turnos, no siempre recomendables: ingesta frecuente de tentempiés en lugar de realizar comidas completas; alteración de las rutinas horarias de las comidas; no dedicar el tiempo suficiente a cada comida… 

En este sentido, aunque no es sencillo formular recomendaciones alimentarias a los trabajadores que desempeñan su labor profesional por turnos (existen distintos casos con particularidades propias) sí se pueden establecer unos principios generales que nos servirán como guía. Estos son algunos de esos principios según el ‘Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación’:

  • Ceñirse lo más posible a un patrón normal de ‘día y noche’ en lo que a ingesta de alimentos se refiere. Esto significa que, en la medida de lo posible, se deberá evitar comer (o al menos, limitar la ingesta de comida) entre la medianoche y las seis de la mañana.
  • Así, se deberá tratar de comer al principio y al final del turno. Por ejemplo: los trabajadores de tarde deben hacer su comida principal al mediodía, en lugar de a mitad de turno. Los trabajadores nocturnos, harán su comida principal antes de que empiece el turno, a la hora normal de la cena.
  • Tomar el desayuno antes del sueño durante el día ayuda a evitar que te despiertes por hambre. Eso sí, es recomendable que este desayuno no sea muy abundante: una gran comida antes del sueño podría provocar problemas de insomnio.
  • Beber líquidos con regularidad para prevenir la deshidratación, que puede aumentar el cansancio.
  • Si tomas bebidas con cafeína intenta tomarlas siempre al principio del turno y pasar después a bebidas sin este estimulante a medida que avancen las horas de trabajo.
  • Las personas con este tipo de horarios ‘atípicos’ suelen padecer con frecuencia problemas de insomnio. Recuerda que nunca es buena solución optar por el alcohol para tratar de combatirlo.



Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema