17 MARZO 2011

Alimentos 'amigos' de la línea: judías verdes

Buena fuente de fibra y minerales, esta verdura aporta muy pocas calorías. ¿Sabes cuántas concretamente?

Ampliar
En forma de crema o como ingrediente para una ensalada, las judías pueden formar parte sin problemas para una alimentación sana y ligera. 

Menos de 30 calorías por cada 100 gramos de producto. Éste es el escasísimo aporte calórico de las judías verdes, también conocidas como vainas, por lo que su consumo está más que recomendado en las dietas de adelgazamiento. Un alimento cuyos primeros cultivos datan del año 5.000 a.C y que cuenta con otras propiedades a nivel nutricional: son destacables sus aportes de fibra, así como de minerales (especialmente potasio y calcio).

COMPRA Y CONSERVACIÓN

  • Al comprarlas, deben elegirse las piezas de color verde brillante, sin zonas decoloradas y de unos 15 centímetros de largo; su forma debe ser regular y su textura no demasiado dura: tienen que partirse al doblarse; si se juntan los extremos con facilidad, es que no son frescas.
  • Las de mejor calidad son las de semillas poco marcadas.
  • Se deben guardar en la parte baja del frigorífico, en una bolsa de plástico perforada durante no más de cinco días.
  • Para congelarlas se escaldan tres minutos, bien antes de cortarlas (si el corte es longitudinal), bien después (si el corte es transversal).
  • Una buena opción es comprarlas en conserva, enteras o ya cortadas, ya que mantienen todas sus cualidades.

USOS CULINARIOS Y TRUCOS

  • La fibra de las judías no es digerible en crudo, por lo que conviene quitar los hilillos laterales y cocerlas antes de preparar cualquier plato.
  • El agua de cocción de las judías tomado en ayunas ayuda a reducir el nivel de glucosa en sangre.
  • La forma más sencilla es echarlas al agua hirviendo y añadir sal al final de la cocción para que no se endurezcan. También pueden hacerse al vapor: se hacen antes y los nutrientes no se disuelven en el agua.
  • No obstante, existen otras muchas posibilidades: aliñadas y acompañadas de patata y cebolla; rehogadas con jamón y unos ajos; frías con mayonesa o vinagreta; con salsa de tomate, jamón, pimientos; en ensaladas frías o templadas; moldes de verduras, etc. Aquí debajo, en ‘Noticias relacionadas’ podrás encontrar algunos ejemplos de la versatilidad culinaria de las judías verdes.  



- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook