De temporada: para una salud de hierro... ¡toma mandarinas!

Esta fruta cuenta con numerosas propiedades beneficiosas. Te contamos las más importantes y te ofrecemos algunos consejos y recetas para disfrutar de su dulce sabor

El membrillo, las setas, los higos y las brevas, los frutos rojos, los platos de caza... son sólo algunas de las delicias que trae consigo el otoño, a las que también se suma la fruta de la que hoy queremos hablarte: la mandarina. Dulce y aromática como pocas, resulta además una excelente amiga de la salud debido a sus múltiples propiedades beneficiosas. Estas son algunas de las más importantes:

  • Su elevado aporte de vitamina C ejerce una clara acción antiinfecciosa, estimulando la formación de anticuerpos. Por este motivo, es ideal para la prevención de multitud de enfermedades, desde las más comunes como un catarro hasta otras más graves como el cáncer.
  • También resulta una ‘aliada natural’ en los casos de enfermedades inflamatorias crónicas como el reumatismo, las anemias ferropéicas o las afecciones de hipertensión arterial debido a su elevado contenido en potasio.
  • Además, posee un gran efecto diurético y su consumo resulta particularmente recomendado para aquellas personas que fuman o beben alcohol (hábitos que provocan una disminución de vitamina C en el organismo).
  • Asimismo, la mandarina es fuente natural de fibra, esencial para combatir el estreñimiento y tiene un gran poder saciante por lo que se constituye como alimento ideal en las dietas de adelgazamiento.


LA CLEMENTINA, LA PREFERIDA EN ESPAÑA:

Pero además de sus ‘infinitas’ bondades en el terreno de la salud, la mandarina resulta realmente agradable al paladar. Concretamente en España es la variedad ‘clementina’ la más consumida. Una especie sin semillas de color naranja intenso que se pela con facilidad y que le debe el nombre al cura Pierre Clément, en cuyo jardín argelino fue descubierta por primera vez.

ALGUNOS CONSEJOS:

  • A la hora de comprar las mandarinas en el mercado no sólo deberás fijarte en el aspecto externo sino también en su olor. Cuanto más dulce e intenso sea éste, mayor calidad tendrá la fruta.
  • Para su conservación ten en cuenta que la humedad es su mayor enemigo. La parte menos fría de la nevera es su lugar ideal si va a ser consumida en poco tiempo.
  • Recuerda que, además de fresca y en zumo, la mandarina también resulta un ingrediente excepcional para numerosas recetas de repostería e, incluso, de platos ‘salados’. Aquí debajo, en ‘Noticias relacionadas’, te proponemos algunos ejemplos.

Más sobre

Regístrate para comentar