23 MARZO 2009

Diez consejos para una dieta baja en sal

Sólo en España diez millones de personas padecen hipertensión arterial. Es por ello que Sanidad acaba de anunciar un plan para reducir la ingesta de sodio en la dieta.

Ampliar
El salero no tiene que estar ‘por defecto’ en la mesa puesto que esto nos invita a servirnos más cantidad de sal de la necesaria. 

Se llama ‘Proyecto Gustino’ y es un plan que, impulsado por una entidad dependiente del Ministerio de Sanidad, trata de promover una dieta sana y equilibrada, especialmente para las personas que comen fuera de casa. Entre sus acciones: proponer una red de restaurantes ‘saludables’ comprometidos, entre otras cosas, a retirar los saleros de las mesas. Y es que, según las estadísticas, los españoles consumen entre diez y doce gramos de sal al día cuando lo recomendable es no superar los cinco. Algo preocupante teniendo en cuenta que ese consumo excesivo tiene una influencia directa sobre la hipertensión arterial, las enfermedades cardiovasculares (por no hablar de la retención de líquidos). Éste es un pequeño decálogo que te ayudará a bajar los niveles de sal en tu dieta.

  • La carne y el pescado deberán comprarse frescos. Es mucho mejor que hacerlo de forma envasada o precocinada. De hecho, todos los precocinados contienen en general bastante sal, por lo que deberemos no consumirlos o hacerlo con mucha moderación. 
  • En cuanto a las carnes, las más ricas en sodio son las de cerdo, pato y todas las vísceras. No lo son tanto la ternera, la carne de vaca, el pollo, el pavo y el conejo. Respecto a los pescados podrá comer con total libertad merluza, pescadilla, lenguado o dorada, siempre y cuando se cocinen con muy poca sal.
  • En la medida de lo posible trata de evitar también los productos en conserva.
  • En el desayuno son recomendables los cereales ya que contienen poca sal.
  • Sustituye la sal por hierbas aromáticas a la hora de condimentar; le darás un toque muy sabroso a tus platos y, además, más saludable.
  • Lee bien en las etiquetas en contenido de sal de cada producto. Si hasta ahora no lo has hecho te llevarás más de una sorpresa.
  • Desecha siempre que puedas las salsas como la mostaza, la barbacoa, la de soja, el ketchup... puesto que contienen bastante sal.
  •  No tengas ‘por defecto’ el salero en la mesa. Esto hace que muchas veces lo utilicemos, aún sin necesidad.
  • Hay términos que implican ‘alto contenido en sal’ como picante o curado. Trata de evitar los alimentos así preparados.
  • En lugar de aperitivos salados a media mañana o a media tarde opta por una pieza de fruta; te saciarás más y, encima, reducirás el consumo de sal.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...