Odkhuu dice adiós a MasterChef y se queda a las puertas de la semifinal

Al diseñador de moda se le 'atragantó' el plato de vanguardia que los concursantes debían reproducir en la prueba de eliminación y, de forma inesperada, se vio obligado a colgar el delantal en un programa plagado de emociones

“Si tenéis un pañuelo a mano, no lo dejéis muy lejos, que lo vais a necesitar”. Eva González introducía así la entrega número 11 de MasterChef 5, emitida anoche, muy consciente de que venían curvas… emocionales.

Y es que, si los sentimientos a flor de piel son siempre una de las constantes del talent, la visita inesperada de los familiares, parejas y amigos de los aspirantes en la primera prueba de la noche hizo que las emociones se dispararan (más aún si cabe). Eran precisamente los seres queridos de los concursantes quienes, junto al jurado, debían valorar en una cata a ciegas los platos preparados. El reto en principio no parecía difícil: cocinar con los mismos ingredientes que cada uno de ellos había utilizado en la última prueba del casting, mostrando, eso sí, la evolución y conocimientos adquiridos en estas semanas dentro del concurso.

comedor_zVER GALERÍA

No obstante, no todos salieron airosos… Tras el emotivo y esperado reencuentro (los concursantes no supieron hasta el final que sus familiares estaban en plató, lo que derivó en momentos cargados de ternura; ‘Te quiero, te quiero, te quiero, amor’, le declaraba Nathan a su mujer, mientras el marido de Edurne, sorprendía a su esposa con un bonito ramo de flores, y Miri y Jorge abrazaban a sus respectivas mamás, o Silene se comía a besos a su hijo…) llegó el veredicto.

nathan_mujer_zVER GALERÍA

Fueron los platos de Jorge y Edurne lo más aplaudidos por familiares y jurado. De hecho, tanto gustó el de ésta última a los jueces que la vasca se hizo con el ‘Delantal de oro’ (uno de los más deseados, dado que su consecución supone la inmunidad, esto es, el paso directo al siguiente programa). No corrieron la misma suerte, por ejemplo, Elena, Odkhuu o Nathan, cuyos trabajos no parecieron convencer a Pepe, Jordi y Samantha.

Así pues, Jorge y Edurne se convertían en los capitanes de la prueba de exteriores, que en esta ocasión llevó al equipo a Santiago de Compostela. Allí, los concursantes, divididos como siempre en dos equipos (el azul, formado por Edurne, Silene, Elena, y Odkhuu, y el rojo, por Jorge, Nathan y Miri) debieron preparar un menú típicamente gallego para 100 comensales: pulpo con cachelos, caldo gallego, lacón con grelos y la tradicional tarta de Santiago.

santiago_generica_zVER GALERÍA

Ambos grupos consiguieron sacar adelante sus platos, sin embargo, en el equipo azul reinó cierto caos, mientras que las recetas elaboradas por el equipo rojo recibieron no pocos halagos: “Tanto para el pulpo como para el lacón, lo más difícil es su punto de cocción. Y vuestros platos no han estado de 10 pero sí 8,5. A los comensales les han gustado mucho. Os habéis organizado muy bien, incluso siendo un miembro menos. Así que felicidades’, elogiaba Pepe a Jorge, Miri y Nathan, vencedores de esta segunda prueba (lo que les libraba de la prueba de eliminación). "Jorge me ha encantado como capitán’, aseguraba Miri", visiblemente feliz. Y es que, a pesar de ciertos desencuentros ocasionales, la pareja ya no oculta su relación.

oriol_mateu_zVER GALERÍA

Hora de la verdad: tercera y última prueba de la noche. ¡Y menuda prueba! El plató recibía la visita de los chefs Oriol Castro y Mateu Casañas, dos socios y amigos que, después de trabajar durante 15 años en elBulli junto a Ferran Adrià, decidieron montar su propio negocio: primero llegó ‘Compartir’, en Cadaqués, y después el barcelonés ‘Disfrutar’ (uno de los restaurantes más aplaudidos del país, que cuenta ya con una estrella Michelin a pesar de su corta vida). Ambos cocineros trajeron a MasterChef una muestra de su trabajo: un plato (‘Marzorca de maíz multiesférica’) que los concursantes debían imitar y para cuya elaboración necesitaban poner en práctica complejas técnicas culinarias (entre ellas, las famosas ‘esferificaciones’ que Adrià hiciera tan célebres en la década pasada).

pepe_edurne_zVER GALERÍA

Una ‘misión’ nada sencilla que hizo que Edurne (aunque tenía inmunidad se vio obligada a cocinar, dado que su equipo había perdido en la prueba anterior) se viniera abajo. "Me quiero ir casa", le decía entre lágrimas a Pepe, muy afectada. En realidad no era tanto por la complejidad del plato sino por cierto sentimiento de culpabilidad al no haber sido buena capitana en el reto desarrollado en Santiago. Sin embargo, tras unas palabras de aliento del jurado, y como un Ave Fénix que resurge de sus cenizas, Edurne consiguió remontar, e incluso presentar la complicada marzorca después del ‘¡Manos arriba!’. De hecho, todos los concursantes lo hicieron, a pesar de la dificultad. Otra cosa bien distinta era el sabor…

odkhuu_silene_zVER GALERÍA

Elena sí consiguió que los ingredientes encajaran entre sí. "Está muy bien resuelto", le felicitó Pepe. Es cierto que ella había sido la única que había tenido ocasión de probar el plato previamente (como ventaja adquirida por haber hecho un buen trabajo en Galicia, a pesar de pertenecer al equipo perdedor). No obstante, el mérito era igualmente enorme, dada alta exigencia del reto.

Peor le fueron las cosas a Silene y Odkhuu; el sabor de sus platos no se asemejaba al orginal, de modo que (puesto que Edurne gozaba de inmunidad) la cosa estaba entre ellos dos. Y, finalmente, parece que los errores de Odkhuu fueron más llamativos a juicio del jurado, llevando al diseñador de moda a perder la prueba. "La mazorca existe, la técnica está bien hecha, pero hay un caos en la ejecución. Te ha faltado sangre, has estado desubicado, desconcentrado’, le explicaba Jordi, tras el anuncio del veredicto final.

Una decisión que, aunque no parecía figurar en la agenda (el concursante mongol siempre se había postulado para muchos como uno de los favoritos, además de ser muy querido por el público), Odkhuu tomó de muy buen grado. Así, con una sonrisa en la boca y consolando él a Miri (muy afectada, por la marcha de su amigo), el concursante quiso despedirse con unas palabras de agradecimiento a su familia, a todos los concursantes, a todo el equipo y “a MasterChef por esta oportunidad”. Un talante, sin duda, admirable. Y es que, como el propio Odkhuu repetía “La vida sigue”.

miri_odkhuu_zVER GALERÍA

Para MasterChef seguirá el próximo domingo, en la penúltima entrega de esta quinta edición, con semifinal y, según nos anunciaban ayer, ¡boda incluida! Habrá que estar atentos…

La cocina con insectos juega una mala pasada a Jose María, expulsado (definitivamente) de Masterchef

Un despiste nefasto deja a Laila fuera de MasterChef

Silvia Abril, Carlos Baute, Bibiana Fernández… ¡conoce a los famosos que participarán en 'MasterChef Celebrity 2'!

Miguel Ángel Muñoz: ‘Todavía no he puesto en práctica mis conocimientos de cocina para ligar’

Clase de cocina con Samantha Vallejo-Nágera

Un día en 'El Bohío': Pepe Rodríguez nos abre las puertas de su prestigioso restaurante

Planes 'gastro': De ruta por la Barcelona 'gourmet' de Jordi Cruz​

Más sobre

Regístrate para comentar