Copas, vasos, jarras… ¿cuál es el recipiente más indicado para cada tipo de cerveza?

Su grado de ligereza o de tueste serán algunos de los factores determinantes

Al igual que ocurre en el caso de los vinos, las distintas variedades de cerveza cuentan también con sus recipientes más apropiados en el momento del servicio. ¿El objetivo?: poder disfrutar al máximo de cada variedad, no dejando escapar ninguno de sus aromas o matices. Éstas son algunas pistas que, en este sentido, nos ofrecen desde ‘Cerveceros de España’:




  • Usa siempre recipientes de cristal. Éste permite percibir mejor el color y el brillo de la cerveza. Se aconseja huir de recipientes de mayor grosor porque impiden apreciar la bebida en su plenitud. Además suelen resultar menos cómodos y agradables a la hora de beber.
  • Por regla general, las cervezas más ligeras se sirven en recipientes más estrechos para que el carbónico tenga un desarrollo más ligero y se conserven mejor los aromas.
  • A medida que la cerveza gana tueste, cuerpo o graduación, requiere recipientes de mayor embocadura en los que el líquido se oxigene mejor y se desarrolle todo el potencial aromático de la cerveza.
  • Es muy importante que los recipientes estén muy limpios, sin resto de detergentes o abrillantadores, puesto que estos, además de dar olores, impiden la formación de la espuma.
  • Los recipientes deben estar fríos, pero nunca escarchados o congelados porque el frío excesivo modifica el sabor y el aroma de la cerveza, e impide la formación de la espuma.
  • Antes de servir la bebida es aconsejable humedecer la copa para eliminar posibles restos y favorecer que la cerveza resbale por el interior de la copa, evitando que el líquido 'explosione' contra el cristal y pierda parte del carbónico.
  • A la hora de servir la cerveza colocar la copa con una inclinación de 45º, a una distancia de entre 10 y 20 cm para que la cerveza se bata suavemente con el fondo y permita la formación de espuma. Cuando se haya llenado el vaso hasta sus ¾, partes enderezar hasta que queden unos 2 cm hasta el borde. Para obtener una espuma de aspecto compacto y cremoso, este procedimiento se debe hacer en varios ‘tirajes’, dejando reposar el líquido entre ellos.
  • Cuando sirvas las cervezas, cuida la presentación: utiliza posavasos y procura que el líquido o la espuma no debe gotear por el recipiente.
  • A pesar de las recomendaciones generales, lo más aconsejable siempre es seguir las instrucciones de cada marca de cerveza a la hora de elegir el recipiente más adecuado. Nadie conoce su producto como el maestro cervecero que lo elabora. De hecho, hay marcas que cuentan sus propias copas, diseñadas específicamente para la degustación de sus cervezas.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más