Muy práctico: cómo sacar el máximo partido al jamón ibérico durante los meses de verano

A pesar de algunos falsos tópicos, el calor no está reñido con la degustación de esta 'delicatessen'

Hay quien asegura que el verano no es el mejor momento para comprar jamón ibérico debido a las altas temperaturas. Sin embargo, los productores de esta ‘joya’ de la gastronomía española desmienten el tópico: el estío también puede ser una buena época para adquirir una pieza de jamón dado que habrá exudado perfectamente, mejorando su sabor y textura. Ahora bien, habrá que prestar especial atención a los consejos de conservación y tener en cuenta otras reglas de maridaje para disfrutar al máximo de su sabor. He aquí algunas recomendaciones que, en este sentido, nos ofrecen, desde la reputada empresa de productos ibéricos ‘Arturo Sánchez’:

 

  • El jamón, antes de empezar a consumirse, se debe guardar en un lugar fresco y oscuro, pero no en el frigorífico por más calor que haga.
  • Cuando se vaya a consumir y durante todo el tiempo debe de estar a una temperatura de entre 22ºC y 25ºC. No dejar que suba de esos grados. Así, se podrán apreciar todas sus características de olor y sabor en plenitud.
  • Se recomienda comenzar a cortar por la parte más estrecha, que es la que antes endurece y así evitamos que pierda jugosidad.
  • Con un cuchillo distinto al de corte se ha de eliminar la capa exterior del jamón, tanto de grasa (hasta que desaparezca la de color amarillo) como de magro (hasta que este sea ya de color carne rojo).
  • Recuerda que las lascas de jamón cortado han de ser finas y pequeñas, lo justo para meterlas de un bocado en la boca. Así podremos masticar con facilidad, haciendo que se deshaga en la boca y conseguiremos paladear los aromas y sabores contenidos en el jamón.
  • Las lascas han contener siempre un poco de grasa: los aromas de los ácidos grasos están en ella y estos son los que fijan la calidad del jamón. Comer un jamón sin grasa es degustar un jamón al 50%.
  • Al terminar una sesión de corte no olvides proteger la zona con algunos de los trozos del mismo tocino del jamón, y así mantenemos el corte lo mas fresco posible, sin que se reseque.
  • Durante el verano nos apetecerá acompañar el jamón con algún trago fresco. La cerveza puede ser una buena acompañante. También lo será un champán o un cava bien frío. Sin olvidar, por supuesto, una de las mejores ‘parejas de baile’ del jamón ibérico de bellota: los vinos de Jerez, en concreto los finos y manzanillas.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema