Cocina fácil: suflé de queso, en cinco pasos

Uno de los secretos de su elaboración: montar bien firmes las claras de huevo, ingrediente básico de este tipo de recetas

Existen suflés de muchos tipos, casi tantos como alimentos encontramos en los mercados Todos ellos, eso sí, con un factor común: la inclusión de claras de huevo entre los ingredientes principales. Éstas deberán ser batidas a punto de nieve de manera muy firme si queremos conseguir esa textura tan esponjosa y ese aspecto ‘abombado’ tan característico que presentan este tipo de preparaciones. 

Y es que ya lo dice su propio nombre: suflé, del francés soufflé, un vocablo cuya traducción vendría a significar ‘hinchado’ o ‘inflado’. A continuación te mostramos, a modo de ejemplo, la receta de un delicioso ‘Suflé de bechamel y queso’ para que sorprendas a los tuyos con un plato tan rico como vistoso.




Toma primero nota de los ingredientes necesarios:

1 litro y medio de leche; 4 cucharadas soperas de harina; Media docena de huevos; 200 gr de queso gruyère rallado; sal y pimienta.

ELABORACIÓN:

  • Con la leche y la harina hacer una bechamel, a la que se añadirá el queso gruyère. Una vez hecha, apartar del fuego.
  • Separar las claras de las yemas.
  • Mezclar las últimas con la bechamel.
  • Batir las claras a punto de nieve, mezclar con la bechamel con una espátula y movimientos envolventes (para que no se baje) y verter en un molde previamente untado con mantequilla.
  • Meter en el horno, previamente precalentado a 200 grados, hasta que suba, 20 minutos aproximadamente. Hay que tener cuidado de no abrir el horno durante la cocción. Servir inmediatamente.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema