17 MAYO 2011

Hora de desayunar: huevos 'benedictine', paso a paso

Una receta de lujo para comenzar el día con mucha energía

Ampliar
Aunque hay varias teorías al respecto, una de las más extendidas dice que los 'huevos benedictine' nacieron en Nueva York, en el mítico restaurante 'Delmonico's'. 
Ampliar
Los muffins ingleses (también conocidos como hot muffin o breakfast muffin) son
unos panes de forma redonda normalmente espolvoreados con harina de maíz que se consumen, sobre todo a la hora del desayuno en países como Gran Bretaña, Estados Unidos o Australia.
 

Nueva York. Finales del siglo XIX. Mr. y Mrs. Benedict acuden al mítico y lujoso restaurante Delmonico’s de la Gran Manzana. ‘¿No tiene usted hoy algo nuevo y diferente que sugerirnos?’, preguntan. Entonces el maître propone un desayuno a base de huevos escalfados sobre una tostada de muffins ingleses y una tira de bacon o jamón, todo ello recubierto de salsa holandesa’.

No es la única teoría sobre el origen de los ‘huevos benedictine’ (también conocidos como Eggs Benedict, huevos a la benedictina, etc), pero sí una de las más extendidas. Sea como fuere, de lo que no hay duda es del delicioso sabor de esta receta, que hoy te enseñamos a preparar paso a paso para que un día te des un capricho a la hora del desayuno.

Como ingredientes necesitarás (para cuatro raciones): 4 huevos grandes muy frescos; 50 ml de vinagre; 2 muffins ingleses o, en su defecto, 4 rebanadas de pan de molde; 4 lonchas finas de beicon o de jamón; sal, pimienta negra. Para la salsa holandesa: 4 yemas de huevo (también han de ser huevos muy frescos), 250 g de mantequilla clarificada, zumo de limón, sal.

COMENZAMOS CON LA SALSA:

  • Clarificar la mantequilla. Para ello fúndela en un cazo de fondo grueso, a fuego bajo y sin revolverla. Con una cuchara ve retirando la espuma que se formará en la superficie. Viértela después en otro recipiente, con cuidado, para que el depósito blanquecino que se haya formado no caiga también.
  • Por otro lado, echar en un cazo las yemas y 30 ml de agua; una pizca de sal. Mezcla las yemas sin batirlas . El agua permite que las yemas queden líquidas antes de calentarlas.
  • Pon agua en una cacerola grande y caliéntala. Cuando esté a punto de hervir, coloca en el interior de esa cacerola el cazo donde estaban las yemas de huevo (como para cocer al Baño María). Baja un poco el fuego para mantener un punto de ebullición muy bajo pero constante (esto último es muy importante).
  • Ve batiendo las yemas con unas varillas hasta que la mezcla coja espesor, sin dejar de batir, ve agregando también poco a poco la mantequilla clarificada, templada.
  • Cuando la mezcla sea consistente, apaga el fuego, sigue mezclando e incorpora una cucharada de zumo de limón. Sigue mezclando hasta obtener la textura deseada y reserva.

MOMENTO DE ESCALFAR LOS HUEVOS:

  • Poner a hervir un cazo con agua y unas gotas de vinagre. 
  • Cuando hierva, meter el huevo sin cáscara con mucho cuidado. Dejar hacer 3 ó 4 minutos a fuego medio hasta que la clara cuaje y cubra la yema.
  • Sacar con la ayuda de una espumadera. Utiliza una cacerola grande y, si puedes, escálfalos de uno en uno (nunca más de 4 a la vez).
  • Si no vas a utilizar los huevos enseguida, introdúcelos en agua fría para que no se sequen.

PRESENTACIÓN:

  • Dorar el beicon. Tostar el pan de molde (si utilizas muffins ingleses, ábrelos por la mitad, de manera que, de cada muffin obtendrás dos rebanadas).
  • Coloca sobre los platos el pan, encima el beicon (también puede ser jamón, bien dulce, bien serrano), por último el huevo y nápalo todo con la salsa holandesa. Fundamental: servir de inmediato.

¿Conoces alguna receta con huevos que quieras compartir con el resto de lectores? Puedes hacerlo en nuestros Foros de Cocina.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...