04 OCTUBRE 2010

Las acelgas: salteadas, rellenas, rebozadas... ¿cómo te gustan más?

Te proponemos algunos trucos para sacar el máximo partido a esta verdura que, según cómo se cocine, puede ser una gran aliada a la hora de perder peso

Son refrescantes, diuréticas, muy digestivas, nos ayudan a regular el tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra, aportan cantidades muy importantes de vitaminas y minerales (especialmente potasio, calcio y hierro) y, lo mejor de todo, resultan un 'aliadas perfectas' para cuidar la línea según cómo las preparemos. Nos referimos a las acelgas que tan sólo aportan 18 calorías por cada 100 gramos de producto. En este sentido podemos cocinarlas hervidas, al vapor, sofritas con un poquito de ajo y aceite, como ingrediente de ensaladas... Y para los que no quieren o no tienen necesidad de andar ‘peleándose’ con la báscula, la acelga ofrece también todo un mundo de posibilidades gastronómicas. Éstos son algunos trucos y consejos para que les saques el máximo partido:

  • A la hora de elegirlas, escoge las que presenten hojas bien brillantes y de un color verde oscuro uniforme, ésta es la mejor garantía de calidad y frescor.
  • Las acelgas con hojas muy grandes, ásperas, de color verde amarillento y con tallos fibrosos advierten de que la planta ya ha florecido o está a punto de hacerlo, lo que hace que sus pencas desarrollen un sabor muy amargo.
  • La acelga se presta a cocinarla en dos partes: por un lado las hojas, que se preparan de manera similar a las espinacas; por otro, la penca, que se puede saltear, rellenar y rebozar. Si las pencas se dejan enfriar, se pueden consumir como un ingrediente más de las ensaladas.
  • Ten en cuenta que las hojas verdes y finas se cuecen antes (necesitan la mitad del tiempo de cocción que las pencas). Por ello se aconseja cocinarlas en dos partes, y así se evita que las hojas queden demasiado cocidas y blandas.
  • Recuerda que es un alimento de ‘vida corta’. Por ello, conviene consumirla en 2 ó 3 días desde su compra. Guardada en el frigorífico se conserva unos días más.
  • Si se compra fresca y se desea congelar, se ha de escaldar previamente durante 2 ó 3 minutos en agua hirviendo.

Comparte tus recetas con acelgas con el resto de lectores en nuestro foro de cocina.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook