04 MAYO 2010

Ensaladas: para gustos, colores... ¡y sabores!

¿Cómo dar un toque diferente a una vinagreta?, ¿cómo ‘cambiar’ el color a un aceite?, ¿qué tipo de pasta es preferible utilizar?...

Ampliar
Las ensaladas de pasta son muy prácticas porque se pueden preparar con bastante antelación a su consumo. Para su elaboraciópn es preferible la utilización de pastas cortas como los fusilli, farfalle, etc.

 

Se consumen durante todo el año. Pero si hay un momento en el que las ensaladas son verdaderas ‘reinas culinarias’ ése es la llegada de las estaciones de más calor. Las posibilidades de preparación son casi infinitas pero, si aún así terminas elaborando siempre el mismo tipo de ensalada y te gustaría darle un toque especial para salir de la monotonía, he aquí algunas pistas:

  • A la vinagreta clásica (aceite y vinagre sazonados, en proporción de tres partes de aceite por una de vinagre) puedes buscarle distintas variantes: en lugar del aceite clásico puedes probar de vez en cuando con los aceites de nuez, de trufa, de sésamo, de avellanana, de arroz... También 'hay vida más allá' del vinagre de vino: balsámico, de arroz, de ciruela, de manzana, de miel...
  • A esas vinagretas puedes añadir también condimentos como hortalizas (cebolla, cebolletas, ajo, tomate, zanahoria, pimiento rojo o verde, apio, chalota...) o hierbas aromáticas como perejil, cebollino, eneldo...
  • Las salsas a base de yogur o de nata también son muy utilizadas para condimentar ciertas ensaladas. Recuerda que, en el caso de la nata, es común ‘trabajarla’ en caliente para mezclarla con diferentes verduras y otros alimentos y tamizarla posteriormente para obtener lo que se conoce como una muselina.
  • También puedes jugar con el color de los aceites: si le añades perejil obtendrá un tono verde intenso; si lo prefieres en tonos rojos añádele recortes de pimiento de este color; la remolacha, por su parte, le proporcionará un marcado color morado, mientras que si buscas un color negro, nada mejor que unas aceitunas negras deshidratadas.
  • Dale un toque distinto a tus ensaladas de arroz usando cada vez una variedad diferentes: thai, basmati, integral, de grano largo, arroz salvaje, algún arroz con D.O como el e Calasparra, etc.
  • Respecto a las prácticas ensaladas de pasta, es preferible utilizar pastas cortas como los fusilli, farfalle, etc,  porque se aglutinan mejor en torno a las salsas y vinagretas. Una salsa que va muy bien con este tipo de ensaladas es el pesto.
  • También son muy socorridas las ensaladas de legumbres. Para su preparación se puede recurrir a las conservas de lentejas, alubias, garbanzos... (algunas marcas cuentan con una gran calidad) pero, eso sí, antes de su consumo conviene calentarlas y posteriormente dejarlas templar.

Y tú, ¿cómo das un toque distinto a tus ensaladas?

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook