Mil y una maneras de preparar las berenjenas

Son ricas, saludables y, según cómo se preparen, grandes ‘amigas’ de la silueta ya que tan sólo aportan 20 calorías por cada 100 gramos de producto

VER GALERÍA
Una forma muy atractiva de presentar las berenjenas consiste en disponerlas en forma de milhojas como en este apetecible plato que vemos en la imagen. 

Su contenido en fibra (presente sobre todo en su piel) ayuda a mejorar el tránsito intestinal; estimula el buen funcionamiento del hígado; favorece la digestión de las grasas; ayuda a reducir los niveles de colesterol; actúa como agente antibacteriano y diurético... muchas son las bondades que el consumo de la berenjena reporta para la salud. Además, su escaso valor energético (tan sólo 20 calorías por cada 100 gramos) hace que esta hortaliza procedente de la India sea uno de los alimentos estrella de las dietas de adelgazamiento (según, eso sí, cómo la preparemos o con qué ingredientes la acompañemos). En este sentido una buena opción consiste en cortarlas en rodajas y cocinarlas a la plancha con un poquito de sal. También resultan poco calóricas hervidas, al vapor, rehogadas con un poco de aceite o junto a otras verduras. No obstante, también son ingrediente perfecto de platos algo más calóricos. Te ponemos algunos ejemplos de recetas con berenjena un poco más abajo (en ‘Noticias relacionadas’) no sin antes ofrecerte algunos consejos relacionados con su consumo:

  • Al comprarlas, ten en cuenta que las berenjenas más sabrosas son aquellas cuya cáscara es bien lisa y brillante, de color morado oscuro y de mayor peso en proporción a su tamaño.
  • Un truco para saber si la berenjena está bien madura consiste en hacer una ligera presión con los dedos sobre la piel. Si los dedos dejan huella, la berenjena está madura.
  • Por ser un alimento perecedero conviene manipularla con cuidado y refrigerarla hasta su consumo.
  • Para hacerlas más atractivas para los niños puedes prepararlas rellenas de carne, pescado o verduras y cubrirlas con una bechamel y queso. Después se meterán al horno para gratinarlas.
  • Si no se va a pelar al cocinarla, escoge las piezas más jóvenes y blandas (las viejas tienen la piel más dura y necesitan más tiempo para cocinarse).
  • Para reducir su sabor amargo puedes salar la pulpa durante unos minutos o añadirle zumo de limón antes de cocinarlas.

¿Conoces algún truco o receta relacionado con las sabrosas berenjenas? Participa en nuestro foro de cocina.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema