¿Cómo se debe degustar correctamente el jamón ibérico?

Te contamos cómo deben ser la lonchas, a qué temperatura servirlo, por dónde empezar a cortarlo...

No hay lista de productos gourmet en la que no aparezca. Tesoro culinario como pocos, el jamón ibérico es una de esas delicatessen de las que resulta difícil cansarse. Si no, que se lo digan al numerosísimo ‘club de fans’ con el que cuenta este producto, no sólo en España sino también fuera de ella. Es por ello que, casi resulta un pecado degustarlo de forma incorrecta cuando una de estas piezas cae en nuestras manos. Y es que, al igual que un buen vino, el jamón cuenta con su temperatura óptima, su manera de servirlo... Estas son algunas pistas para sacarle el máximo partido:

  • Para que el jamón exprese todo su potencial, tanto en nariz como en boca, éste debe estar en el momento de su corte a una temperatura que oscile entre los 20º C y los 25º C.
  • Para lograr un buen corte del jamón Ibérico, es necesario un portajamones que permita sujetar perfectamente la pieza y, naturalmente, un buen cuchillo jamonero, que ha de ser largo y flexible, y estar siempre perfectamente afilado. Si se van a cortar muchas lonchas, conviene tener también una piedra de afilar, con el fin de repasar el cuchillo de vez en vez.
  • Para empezar hay que descortezar el jamón, así como limpiar la grasa exterior a medida que se vaya consumiendo. El corte debe iniciarse por la maza principal (el lado más curvo), con la pezuña hacia arriba; ésa es la parte más noble y jugosa del jamón.
  • Las lonchas extraídas en cortes no han de ser muy largas, entre 5 y 6 cm, pero sí muy finas y con un poco de tocino en el exterior. Los siguientes cortes han de hacerse paralelos y lo más horizontales posibles, evitando escalones y curvas.
  • Cuando aparezca la bola del hueso de la cadera, deberán cortarse pequeñas lonchas alrededor del mismo, manteniendo siempre la horizontalidad en la superficie de corte. Terminada la maza principal, se da la vuelta al jamón para empezar a cortar por la babilla (lado opuesto).
  • Para no desaprovechar la carne más próxima a los huesos ésta puede utilizarse para el consumo en tacos o para enriquecer el sabor de los guisos.

¿Conoces algún truco para cortar o degustar de forma óptima el jamón? Participa en nuestro Foro de Cocina.


Más sobre

Regístrate para comentar