Trucos de cocina: adiós a las lágrimas mientras picas cebolla

Te contamos cómo conseguirlo, así como otros muchos consejos prácticos relacionados con esta hortaliza: ¿cómo suavizar su sabor?, ¿cuál es su mejor modo de conservación?...

Es, sin duda, uno de los ingredientes más utilizados en cocina. Y es que, como reza el dicho, ‘no hay buena olla sin un casco de cebolla’. Y dado que su uso es más que frecuente para las más diversas recetas, te proponemos a continuación una serie de trucos muy prácticos relacionados con esta hortaliza, capaz de aportar a la dieta altos niveles de fibra vegetal y minerales, y muy pocas calorías (38 por cada 100 gramos):

  • Si quieres suavizar su sabor, deja que macere un par de horas en zumo de limón.
  • Si lloras al picarla, métela quince minutos antes en el congelador. Otra alternativa es pelarla con gafas de sol (parecerá ridículo pero... ¡a algunas personas les funciona!).
  • Si la comiste cruda en ensalada, tal vez te moleste el mal aliento que pueda producirte. Para hacerlo desaparecer, bastará con masticar unos cuantos granos de café.
  • Cuando han germinado no conviene utilizarlas, aunque sí se pueden aprovechar sus tallos verdes para ensaladas, tortillas, etc.
  • Para que tus manos no huelan a cebolla, frótalas con perejil fresco.
  • Para picar correctamente una cebolla: córtala por la mitad en sentido vertical con un cuchillo bien afilado. Coge una de las mitades y córtala verticalmente en tiras finas, sin llegar hasta el final (por el lado de las raíces). Procede después horizontalmente sin llegar hasta el fondo. Sostén bien la mitad de la cebolla y ve cortándola verticalmente, quitando el lado de las raíces.
  • Si quieres prepararlas rellenas y que no se le deshagan al cocerlas, haz una incisión en forma de cruz en el fondo de cada cebolla una vez peladas.
  • Si vas a freírlas en rodajas deja que éstas estén en remojo en leche durante quince minutos y pásalas luego por harina.
  • Las cebolletas tiernas que se venden en manojos tienen el inconveniente de conservarse en buen estado poco tiempo. Si deseas que te duren más, lávalas, pélalas y mételas en una caja hermética, que colocarás en la parte inferior de la nevera.

Más sobre

Regístrate para comentar