Diez formas de presentar un salmorejo

Hay quien opina que es prácticamente imposible encontrar dos recetas de salmorejo iguales, sobre todo porque no hay un criterio para determinar unas cantidades exactas, lo que da lugar a una serie de texturas y sabores que en algunos casos pueden ser muy diferente

El salmorejo es uno de los platos más tradicionales de la temporada estival. Una crema fría que se elabora mediante una serie de ingredientes base que pueden ir cambiando a gusto del consumidor. Pero otro de los aspectos que pueden cambiar a la hora de preparar un salmorejo es su presentación. ¿Quieres conocer algunas de las formas más populares de presentación de un salmorejo?

Esta receta se ha convertido en los últimos años en uno de los platos mediterráneos más internacionales. Sus ingredientes fundamentales suelen ser el tomates, huevo, pimiento, ajo, sal, agua, vinagre y aceite. Un plato que en realidad se elabora de diferentes maneras según donde nos encontremos. E incluso puede decirse que cada sitio puede tener sus propias variedades populares.

Diferentes variedades de salmorejo

Hay quien opina que es prácticamente imposible encontrar dos recetas de salmorejo iguales. Sobre todo porque no hay un criterio para determinar unas cantidades exactas, lo que da lugar a una serie de texturas y sabores que en algunos casos pueden ser muy diferentes. Pero siempre con una esencia común: el tomate y Córdoba como referencia.

El hecho de contar con tantas variedades nos permite también disfrutar de un número de presentaciones muy variadas. Las más tradicionales suelen ser como entrante frío a modo de aperitivo, como sopa, como acompañamiento al pan, como bebida refrescante para el verano e incluso como postre.

salmorejo-ingredientes2VER GALERÍA

Propuestas de presentación

Si hubiera que señalar 10 formas de presentación de un salmorejo estas podrían ser las siguientes:

1. A modo de aperitivo y entrante frío en pequeños vasitos de chupito.

2. Sopa o crema fría que puede servir de primer plato o entrante (lo ideal es servirlo en un plato o un cuenco de barro para preservar el frío de la crema durante la degustación).

3. Como crema para untar en el pan a modo de tosta.

4. Salmorejo más líquido como bebida refrescante para el verano.

5. Como postre se puede presentar acompañado de fresas e incluso en forma de flan.

6. En tartaletas horneadas (una vez frías se rellenan con el salmorejo y se colocan en el centro de cada una jamón y huevo cocido picados).

7. En copa de cristal para un evento elegante.

8. Presentar el salmorejo en un plato con los taquitos de jamón y el huevo picado aparte para que cada uno se sirva a su gusto (pueden ser también otros ingredientes).

9. En cuencos de pan elaborados.

10. Helado sobre un cuenco de hielo y cristal para que tarde en derretirse

Lo cierto es que hay muchas maneras de presentar un salmorejo. Los ingredientes adicionales que cada consumidor añade pueden servir también para llevar a cabo una forma de presentación diferente. Lo más habitual es utilizar tacos de jamón y huevo picado, pero en realidad se podrían emplear muchísimos más ingredientes.

Una variedad que se extiende allá donde vayamos, ya que se pueden encontrar salmorejos diferentes y propios en Córdoba, Canarias, Extremadura, La Mancha, Murcia, etc. y cada uno presenta ingredientes diferenciales o un método de elaboración propio.

Más sobre

Regístrate para comentar