Tarta de queso con mermelada de melón, el 'guilty pleasure' de este verano

Aunque los avances tecnológicos aplicados a la cocina resulten de gran ayuda, a la hora de la preparación de ciertos platos, no hay nada mejor que el horno. Un ejemplo de ello son los dulces, como, por ejemplo, la tarta de queso al horno con mermelada de melón.

De todos los postres habidos y por haber, con permiso de los que llevan chocolate, existe un tipo para el que siempre tienes apetito, las tartas de queso. Las hay de multitud de sabores y resultan perfectas para todas las épocas del año, incluidos el verano y la primavera, ya que se suelen servir frías.

Precisamente, para los meses de temperaturas elevadas, existe una variante muy refrescante, la tarta de queso al horno con mermelada de melón.

Ingredientes
 

  • 50 gramos de mantequilla derretida
  • 120 gramos de galletas del tipo María
  • 1 cucharada de postre de vainilla
  • 3 huevos
  • 150 gramos de melón
  • 60 gramos de azúcar moreno
  • 1 cucharada sopera de harina de maíz (15 gramos)
  • 350 gramos de queso crema
  • 250 gramos de requesón
  • 100 gramos de miel
  • Medio limón, del que solo te interesará su piel, la cual rallarás
  • 2 cucharadas de postre o 10 mililitros de zumo de limón (de otro diferente al medio limón anterior)
  • 1 cucharada sopera de agua (15 mililitros)
  • ¼ de manzana. Funciona como espesante insípido
     

Pasos para elaborar esta tarta de queso al horno

Antes de iniciar la elaboración propiamente dicha, resulta imperativo que precalientes el horno a 160 grados centígrados. Además, es ¡muy importante! que el calor proceda, tanto de la parte superior del horno como de la inferior.

La preparación de esta tarta de queso al horno consta de dos partes bien diferenciadas: la elaboración de la mermelada de melón y la de la tarta de queso.

Para la mermelada de melón, bastará con que sigas los siguientes pasos:

- Es recomendable que comiences la elaboración de la mermelada por la tarde.

- Corta, en pequeños pedazos, el melón y la manzana y, junto al azúcar, deposítalos en el interior de un bol o tupper de forma similar a la de un bol.

- Coloca una tapa encima y guárdalo en la nevera toda la noche.

- A la mañana siguiente, deberás sacar el bol y pasar la fruta de su interior a un cazo.

- Agrega los 10 mililitros de zumo de limón y deja que todo cueza a fuego medio.

- Remueve, constantemente, el contenido del cazo. Así evitarás que, conforme el líquido desaparezca, la mermelada no se fije al fondo y a los bordes.

- Cuando la mezcla presente la consistencia clásica de una mermelada, habrá llegado el momento de apagar el fuego y reservar.

Para la tarta de queso, los pasos se multiplican por dos

- Toma papel de horno, recórtalo con la forma y tamaño del molde y pégalo en el fondo del mismo, así como en los bordes. Para fijar estos últimos, te recomendamos que emplees una gota de aceite estratégicamente repartida.

- Pica las galletas María hasta que se conviertan en polvo.

- Mezcla este polvo de galletas con la mantequilla derretida hasta que formen una única masa, la misma que emplearás para cubrir la totalidad del fondo del molde.

- Entonces, introduce el molde en el horno durante 10 minutos. Después, deja que se enfríe a temperatura ambiente.

- A continuación, deberás comenzar a elaborar el relleno de la tarta. Toma un bol grande e introduce en el mismo el requesón, la ralladura de limón, el queso crema, la vainilla y la miel.

tarta-queso-melon1VER GALERÍA

- Bátelo todo, preferiblemente con batidora, hasta que se forme una masa suave y homogénea.

- En un vaso, disuelve los 15 gramos de harina de maíz en los 15 mililitros de agua.

- Cuando formen un único elemento, deberás agregarlo, junto a los huevos, a la masa suave resultante de haber batido el requesón, el queso, la miel…

- Mezcla y bate todo, de nuevo, hasta lograr una crema uniforme.

- Seguidamente, deberás acudir al molde. Tras comprobar que la base de polvo de galletas y mantequilla está fría, verterás sobre ella la crema uniforme.

- Introduce el molde en el horno durante 80 minutos. A veces, según la potencia del horno, pasado el citado tiempo, el centro de la tarta presenta un aspecto todavía líquido. Si esto te sucede, mantén la tarta otros 10 minutos más en el horno.

- Cuando el centro presente un aspecto similar al movimiento característico de la gelatina, apaga el horno y deja reposar la tarta sobre una rejilla.

- Cuando se haya enfriado, extiende, con sumo cuidado, la mermelada de melón por la superficie de la tarta de queso.

- Retira el molde y mete la tarta en la nevera hasta que la vayas a sacar a la mesa.

Más sobre

Regístrate para comentar