Súmate a la cocina tradicional: Pollo al ajillo con champiñones

Una de las recetas tradicionales más conocidas a nivel nacional es el pollo al ajillo. Un plato muy sabroso que, en esta ocasión, se acompaña de champiñones, uno de los aderezos que también forman parte de la cocina más conservadora.

Además de su carácter tradicional, la receta del pollo al ajillo con champiñones es muy sencilla, económica y cómoda de elaborar, así que no tendrás problema si te atreves con ella. ¡Un guiso que no dejará indiferente a nadie por su excelente sabor! Los ingredientes son, a su vez, fáciles de encontrar y es muy probable que dispongas de todos ellos en casa.

Ingredientes

  • Medio pollo troceado
  • 8 dientes de ajo
  • 2 latas de champiñones de 350 gramos cada una
  • 2 pimientos verdes
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • 1 guindilla
  • 1 cucharada de harina
  • 2 vasos de vino blanco
  • 1 vaso de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil picado

Debes saber que, si no compras el pollo troceado, deberás utilizar un buen cuchillo de carnicero para lograr una mejor cocción y presentación de este producto cárnico. Lo más recomendable es que cortes el pollo en trozos no demasiado grandes, para que después quede bien frito por todos lados y no esté crudo por dentro. Al acabar, lava bien los trozos, sécalos y salpimentalos.

Además, para este plato se pueden emplear champiñones frescos o de lata. No obstante, se recomienda utilizar champiñones frescos, ya que son mucho más sabrosos y le aportarán un toque más exquisito a la receta. De hecho, se pueden comprar incluso laminados.

pollo-ajillo2VER GALERÍA

Preparación del pollo al ajillo con champiñones

- Para empezar, salpimenta el pollo y dóralo en una tartera con un chorro de aceite.

- Añade los ajos pelados y laminados y cocina durante unos minutos. Retira la carne y reserva (a los ajos hay que darles un golpe con un cuchillo por la parte plana para aplastarlos un poco).

- Después saltea los champiñones en la misma tartera y, una vez cocinados, retira y añade la cebolla y los pimientos verdes picados. Tapa y deja que se pochen.

- Luego agrega la punta de la guindilla, incorpora la harina, rehoga y añade el pollo y los champiñones.

- Moja con el vino blanco, el agua y sazona. Cocina todo a fuego muy suave durante 40-45 minutos.

- Después corta las patatas en cubos y fríelas en una sartén con aceite.

- Para finalizar, cuando estén doradas, añádelas al guiso de pollo, espolvorea con perejil picado y mezcla bien durante unos minutos.

Más sobre

Regístrate para comentar