¡Una receta para toda la familia! Pollo al ajillo con patatas y cerveza

La principal ventaja del pollo, además de resultar beneficioso para la salud, es que admite mil y un tipo de elaboraciones más allá del característico asado. Una de las recetas que goza de mayor popularidad entre todas las edades es la del pollo al ajillo con patatas y cerveza. Sin duda, todo un acierto para las comidas familiares y, también, para convidar a tus amigos.

Para la inmensa mayoría de los niños comer verduras, pescado o incluso frutas es un martirio. Para ti, una lucha incansable con el objetivo de inculcarles las bondades de una dieta sana y equilibrada. Pero al igual que existen alimentos mayoritariamente odiados por los más pequeños de la casa, también hay otros que comerían todo el tiempo: los dulces, las chucherías y, por supuesto, el pollo. Además, no solo gusta a los niños, sino que también es citado como el plato preferido de infinidad de adultos.

Las recetas de pollo se cuentan por millares y una de las más aclamadas, ya que aúna originalidad y sabor tradicional, es la del pollo al ajillo con patatas y cerveza. La mezcla de sabores es tan agradable, que muchas veces es la vía perfecta para introducir las verduras en la dieta de los más pequeños.

Ingredientes 

  • 1 pollo troceado y limpio.
  • 1 botella de cerveza (33 centilitros).
  • 5 dientes de ajo.
  • Perejil al gusto.
  • Romero al gusto.
  • Tomillo al gusto (no es necesario agregar este ingrediente, si no lo deseas).
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto.
  • 5 patatas medianas.

Preparación del pollo al ajillo con patatas y cerveza

En un primer momento, tendrás que pelar y cortar en láminas todos los dientes de ajo. Si lo prefieres, también existe la posibilidad de conseguir un resultado similar aplastando los dientes de ajo con un cuchillo o con la mano. Eso sí, para ello, necesitarás medir tu fuerza, ya que una presión excesiva puede romper esos dientes.

De una forma o de otra, cuando ya tengas los ajos en láminas, habrá llegado el momento de esparcirlos en una cacerola donde hayas puesto un buen chorro de aceite.

pollo-ajillo1VER GALERÍA

A continuación, lo más recomendable es que inicies el troceado y la limpieza del pollo. Si ya los has comprado manipulado, simplemente tendrás que lavarlo y, posteriormente, secarlo con papel de cocina.

Cuando esté limpio y troceado, acude a la cacerola y échalo dentro. Enciende el fuego en modo lento y deja que pollo y ajo se doren durante 10 minutos. Transcurrido ese tiempo, vierte toda la cerveza de la botella y esparce perejil, romero y sal al gusto. También este es el momento de añadir tomillo si te gusta el sabor que aporta a los alimentos.

Remueve todos los ingredientes del interior de la olla de forma constante durante 30 minutos, tiempo en el que estarás cocinando a fuego medio. De esta manera, el pollo quedará crujiente por fuera y bien hecho y jugoso por dentro.

Cuando se consuma el tiempo mencionado, ya tendrás listo para servir tu pollo al ajillo con patatas y cerveza. A la hora de proceder al emplatado, te aconsejamos que lo acompañes de patatas asadas o fritas e incluso verduras, como la zanahoria o el maíz.

Más sobre

Regístrate para comentar