Natalia Tena, Osha en 'Juego de Tronos', regresa a sus raíces españolas en su verano más especial

Además de estar viviendo estos meses en Rascafría (Madrid), donde está rodando la nueva serie de Atresmedia 'Refugiados', el próximo 25 de julio estará en Cullera (Valencia) para presentar con su banda su disco de debut, 'Carnival Flower'

No para ni un segundo y este verano su agenda se presenta repleta de compromisos. Natalia Tena, británica de padres españoles, se ha hecho famosa en medio mundo por interpretar a la valiente Osha en la exitosa Juego de Tronos y ahora aterriza en nuestro país para enfrentarse a un papel muy diferente en Refugiados, el de una madre que contempla junto a su familia, aislada en una casa en el campo, el mayor éxodo de la humanidad: 3.000 millones de personas del futuro viajan al presente huyendo de un desastre global. "Hacer de madre me gusta mucho porque siempre he hecho personajes un poco extremos, aunque esta es una mujer que tiene muchos secretos, reservada, todo lo contrario que yo, que hablo mucho", señala la actriz con un español que mezcla el acento londinense, el deje extremeño y la contundencia vasca.

Y es que Natalia Tena veranea desde pequeña en Hornachos (Badajoz), "un pueblo precioso" situado en el suroeste de España, del que es originaria su madre, y que ella sigue visitando todos los años, ajena a la fama de la televisión: "Para ellos sigo siendo la misma, son gente sanota y les da igual", asegura.

refugiados-natalia-VER GALERÍA

Además, está encantada por poder vivir este verano en Rascafría, el pequeño pueblo de la sierra de Madrid donde acaba de empezar el rodaje de la nueva producción de Atresmedia y la BBC. Grabada en inglés y que previsiblemente se emitirá este otoño en La Sexta, la serie, en la que Tena comparte pantalla con Will Keen, que interpreta a su marido Samuel, la pequeña Dafne Keen, que en la ficción es su hija Ali (e hija de este último en la vida real), y David Leon, que da vida a Álex, uno de los refugiados del futuro, se grabará durante 12 semanas en escenarios naturales como Rascafría y La Iruela. Van a ser ocho capítulos en la primera entrega y después, si tiene aceptación por parte del público se planteará una segunda temporada.

Natalia confiesa que la producción de Refugiados, una serie original de Bambú Producciones, "ha sido muy generosa" con su faceta musical y le permite viajar los fines de semana para presentar con su banda, Molotov Jukebox, su disco de debut, Carnival Flower, como acaba de hacer en festivales de Eslovenia e Inglaterra y hará el próximo 25 de julio en Cullera (Valencia). En el grupo que formó junto a su novio Sam Apley, Natalia toca el acordeón y canta, practicando una mezcla de "música tropical, urbana y gitana" que consigue que "cada canción sea diferente".

refugiados-todos-VER GALERÍA

Juego de Tronos vs. Refugiados
La actriz asegura que no ha encontrado diferencias entre este rodaje y el de Juego de Tronos, "sólo se nota en la comida, es mucho mejor en España, ¡por favor!", exclama. Más en serio señala que si en la serie de HBO, además del texto y el trabajo de los actores, los temas como el sexo y la muerte, "que interesan a todo el mundo", son los que le han dado el éxito global, Refugiados enganchará al espectador al "introducir el 'thriller' en lo cotidiano".

"Lo importante es que el guión sea bueno, da igual dónde se vaya a rodar", asegura, aunque también habla sin tapujos de las dificultados que ha encontrado en el cine español, en el que ha debutado con éxito con la cinta 10.000 KM, dirigida por Carlos Marques-Marcet y con la que ganó el premio de mejor actriz en el Festival de Málaga. "Durante 20 años no logré ni una prueba para el cine en España, es difícil entrar porque es un mundo muy cerrado, en Inglaterra es más fácil y de hecho conseguí el papel de 10.000 KM gracias a mi agente americana", explica la actriz, que también ha sido la bruja Nymphadora Torks en la saga Harry Potter.

refugiados-todos2-VER GALERÍA

Ahora tiene previsto rodar una película con un director amigo en Hornachos (Extremadura), aunque no le gustaría "nada" vivir en un pueblo, "un lugar donde todo el mundo cree que puede juzgar a los otros"; prefiere el barco que tiene como casa en los canales de Londres, donde, asegura, no tiene televisión.

Más sobre: