Caos en un buque de la marina, despistes y platos muy simples... así arrancó 'MasterChef'

Hubo muchos nervios en el primer programa en el que Lola fue la expulsada

MasterChef ha encendido los fogones y lo ha hecho a buen ritmo. Los concursantes de esta segunda edición se enfrentaron en el primer programa a los retos, que los seguidores del concurso ya conocen de sobra, y a la primera expulsión. Y es que las pruebas tuvieron su miga. Recordemos cuáles son: en la primera se enfrentan a un ingrediente sorpresa, la caja misteriosa, los ganadores lideran la segunda, prueba por equipos, y los perdedores de esta se enfrentan a la final, en la que uno de ellos resulta expulsado.

Su entrada en la cocina no fue demasiado agradable para algunos, ya que bajo la caja misteriosa había una enorme cabeza de cerdo. Celia, que es vegana, es decir, no come nada que sea de origen animal (carne, pescado y lácteos), tuvo que hacer acopio de valor para cocinar su receta, entre suspiros de resignación y muecas de pesar. “Estoy haciendo un trabajo de abstracción importante para poder hacer esto” comentó. El reto era crear una nueva receta o imitar la que presentó Toño Pérez, chef del restaurante Atrio (Cáceres) con dos estrellas Michelin, que les enseñó a cocinar la oreja en la alta cocina.

 

VER GALERÍA

Los mejores fueron Emil, Milagrosa y Cristina, mientras que a Lola y Cristóbal les traicionaron los nervios. La primera se cortó nada más empezar a cortar la cebolla y al segundo se le olvidaron casi todos los ingredientes por lo que no dejó de pedirlos a voces, un comportamiento que fue criticado por Jordi después. “Si los 20 cocineros de mi restaurante dieran voces como tú, sería imposible trabajar” explicó. Emil, que se perfila como uno de los favoritos, y Milagrosa fueron los jefes de equipo para un reto que les iba a dar mucha “guerra”.

 

VER GALERÍA

Tenían que preparar un plato principal y un postre para los 201 marinos a bordo del Juan Carlos I, buque insignia de la Armada española. Los militares sorprendieron a los concursantes en la playa y les trasladaron a bordo del buque, en cuyas cocinas tendrían que trabajar. Una caldeirada y una fideuá que no salieron del todo bien: las raciones estaban mal calculadas, los concursantes llegaron tarde para servir la comida… un desastre que el jurado trató de paliar poniendo orden. Se sintieron, en sus propias palabras, avergonzados, así que dejaron en manos de los concursantes la elección de los que irían a la prueba final. Emil no podía ser votado por su buen trabajo como capitán y en los fogones.

 

VER GALERÍA

Todos menos Emil estaban en la lista y finalmente se enfrentaron Churra, Lorena, Mateo, Celia, Lola, que fue durante el programa la que peores valoraciones tuvo, Vicky y Milagrosa. Las peores creaciones fueron las de Lola y Lorena, pero fue la primera la que colgó el delantal y se despidió de su sueño. La estudiante cordobesa de 22 años no logró superar con nota las pruebas y el jurado advirtió a sus compañeros que “esto va a ser muy duro”. Y lo es, ya que el premio es, nada menos que cumplir un sueño. Emil fue el que destacó en este debut, pero seguro que el resto no tarda mucho en demostrar su gran valía. ¿Quién se alzará con el oro? De momento el espacio se quedó como lo más visto de la noche con un 16,3% y 2.738.000 espectadores. ¿Quién será el nuevo MasterChef?

Más sobre: